Fresas en la ciudad

Pasar un rato con mi familia, ir a comer una pizza con mis amigos, tomarme un café con mi mejor amiga, pasear por el centro. La próxima vez que vaya a Roma tengo que hacer muchas cosas. Muchísimas. Aun así, haré un hueco en mi “apretada” agenda vacacional para ir en busca de Straw&Berry, una camioneta – no una cualquiera, sino la mítica Ape con sus tres ruedas y todo  – que desde hace dos semanas va repartiendo fresas por mi Ciudad Eterna.

Fresas callejeras

Cucuruchos de fresas bañadas en chocolate bio blanco y negro, vasitos de tarta de queso, brioches con crema Chantilly de limoncello y fresas. Todo para comer rigurosamente con las manos.

No quiero repetirme, pues en el poquito tiempo que llevo con este blog lo he escrito ya un par de veces, pero el street food está viviendo un momento muy dulce (me niego a decir que es una tendencia, porque la comida callejera existe desde que existen las calles). Las razones de este boom son, para mí, esencialmente dos: el coste de inversión que implica, reducido respecto al que supone montar una tienda, y su versatilidad: perritos calientes, cookies, kebab. ¿Por qué no fresas?

“Straw&Berry nace de una idea que he tenido durante este último año en Londres, donde he estado trabajando como sous chef en un restaurante” explica Marco Folco, 25 años, ideador y alma de este proyecto. “Allí descubrí mi pasión por la cocina y la restauración y pensé que la mejor manera de empezar en este sector era volver a Roma y aprovechar la excelencia de la materia prima italiana y mi conocimiento del territorio. Y como hubiese sido difícil, sobre todo desde el punto de vista económico, empezar con una tienda, la opción street food me pareció la más interesante”.

Dulce futuro

La idea inicial de una Ape repartiendo propuestas dulces a base de fresa ha sido perfeccionada poco a poco gracias a la ayuda de amigos, familiares y de la chef Francesca Neri, sin la cual, afirma Marco Folco, Straw&Berry se hubiese quedado en el papel. También es el resultado de un atento estudio de decenas de variedades de fresas con el objetivo de encontrar las más aptas al tipo de oferta gastronómica.

El proyecto de Straw&Berry tiene un carácter estacional – de junio a octubre – pero Marco Folco ya tiene previsto repetir. “Es un proyecto serio, al que le tengo mucho cariño y quiero que dure el mayor tiempo posible, en los años y en las estaciones”.

Desde luego, el interés suscitado por Straw&Berry en sus primeras dos semanas de vida es alentador. “La gente ha demostrado un interés sincero y entusiasta, por encima de mis propias expectativas” afirma Marco aunque, añade, todavía es pronto para hacer balances. “El producto ha sido bien acogido por su calidad y la cura de los detalles. Además intentamos relacionarnos con los clientes de una manera directa y genuina”. Street food en estado puro.