Comer como un rey

Sol, banderas, coches descapotables, una corona y un balcón. Ayer Don Felipe pasó de ser un príncipe a ser un rey. La celebración tuvo, como es debido, su intermedio gastronómico: una recepción para 2.000 invitados en el Palacio Real. El catering, parece, fue a cargo de Mallorca con cava catalán para brindar. No me extraña: […]