Urge una manifestación contra los ataques a los jueces y la Justicia

Irene Montero, Ione Belarre

EFEacto A ti te importa, Estrategia de Erradicación de la violencia contra la Infancia y Adolescencia

Si importante fue la manifestación del pasado domingo de los sanitarios madrileños contra la pésima gestión del Gobierno de Isabel Ayuso, mucho más importante sería la convocatoria de una concentración ciudadana en Madrid que fuera convocada por ‘todas las asociaciones de jueces y de fiscales’ -y sin intromisión de los políticos- ante las graves actuaciones del Gobierno de Pedro Sánchez y de sus socios de UP y de ERC en contra de la independencia de la Justicia y del ordenamiento jurídico español.

Como se desprende de la demencial pretensión del presidente Sánchez de reformar los delitos de sedición y de malversación del Código Penal solo para favorecer a los golpistas catalanes de ERC condenados, o a la espera de juicio, y ofrecerle a Oriol Junqueras ser candidato electoral y al prófugo de Puigdemont regresar a España con un reducido riesgo penal.

Y todo ello con el objetivo de que ERC apoye los PGE de 2023 para que el presidente Pedro Sánchez pueda permanecer un año más en el poder antes de las elecciones generales de diciembre de ese mismo año. Lo que, por su connivencia con los golpistas catalanes y su ataque a la legalidad vigente de la Transición, sitúa a Sánchez en el centro de un presunto ‘golpe blando’ con el solo objetivo de permanecer en el poder.

El último episodio de esta deriva antidemocrática del Gobierno de Sánchez lo ha protagonizado, desde el interior, del Ejecutivo la ministra de Igualdad, Irene Montero, que ha llamado ‘fascistas’ a los jueces que están aplicando la Ley del ‘sí es sí’, que ella promovió, con una chapucera redacción, en la que se rebajan, respecto a la anterior normativa, que ella reformó, las penas a los violadores y acosadores de menores de edad.

Lo que obliga a los jueces a aplicar a los condenados por estos delitos la nueva legalidad y en consecuencia la rebaja de sus penas lo que favorece a estos delincuentes, varios de los cuales ya están en libertad.

El ataque y los insultos de la ministra Irene Montero a los jueces es de tal gravedad que el Consejo General del Poder Judicial se ha visto obligado a emitir un duro comunicado contra la ministra Montero cuyas declaraciones considera ‘intolerables ataques’ a los jueces y añade ‘la más firme repulsa’ a la actuación y a las palabras de la ministra de Igualdad.

Lo que hasta ahora consiente el presidente Sánchez que es el principal y mayor responsable del Gobierno de España y quien está alentando estos ataques a la judicatura y al ordenamiento jurídico español.

En un caso de la mano de la chapucera y virulenta ministra de Igualdad, que en su día ya fue avisada por el CGPJ de lo que iba a ocurrir con la Ley del ‘sí es sí’. Aviso que ella misma despreció y que ahora, de manera implacable y obligada, están aplicando los jueces a las sentencias firmes de violadores y acosadores.

Y en el otro caso porque Sánchez ha entregado a los sediciosos del golpe de Estado catalán el control de la reforma los delitos de malversación (con riesgo de indultar a los corruptos condenados) y de la sedición solo para desautorizar la sentencia del Tribunal Supremo y reducir sus condenas de cárcel e inhabilitación a la mínima expresión.

Lo que coloca al presidente del Gobierno como el máximo responsable de este múltiple ataque a la Justicia y los jueces que está destruyendo la vida judicial y el ordenamiento jurídico español en su solo beneficio personal.

Sobre el autor de esta publicación

Marcello

Un Jack Russell de pura raza, que cursó estudios de criminología en Oxford, y se licenció "cum laude" en el master de sabuesos de Scotland Yard. En Inglaterra conoció a un bisnieto del perro de Baskerville y en Estados Unidos (donde tiene a dos primos hermanos, Uggie ganador de un Oscar con 'The Artist' y Eddie, el perro del psiquiatra Frasier Crane) trabajó a las órdenes del FBI. De regreso a España se dedicó al periodismo que es profesión mas arriesgada que la lucha contra el crimen internacional, y en esto de Internet lleva casi doce años y sin descansar