Tranquilidad en el PSOE: Ayuso agotada y Feijóo a la baja (o no)

Feijóo

EFEFeijóo inaugura expoGanvam

El último CIS electoral de Tezanos destaca al PSOE con cinco puntos por encima del PP, que apuntan el declive de Núñez Feijóo como nueva apuesta del principal partido de la oposición. Además la manifestación madrileña en pro de la sanidad pública (y en contra de Ayuso) justifica que varios comentaristas en El País y La Vanguardia que la magia del PP (de Ayuso en concreto) en Madrid ha decaído. Quizá confunden los deseos con la realidad; hasta que los votantes se pronuncien en mayo y cuando caigan las generales, las estimaciones con pronósticos, es decir algo probable pero nunca seguro. A la vista de esas hipótesis el cuartel general del PSOE debe reinar la seguridad y la tranquilidad. Pero no parece que ese sea el viento dominante.

Todas las demás encuestas que se conocen contradicen las conclusiones del CIS en cuanto a que partido goza de preferencia en estos momentos. Eso no quiere decir que el Partido Popular vaya a conseguir que Feijóo llegue a la Moncloa el año 2024 (o antes) ya que además de ganar hay que conseguir la investidura con mayoría suficiente, lo cual supone una doble victoria: en las urnas y en la cámara.

Antes que las generales llegarán (muy probable) las municipales y autonómicas, incluida la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid que hoy son feudos populares. Desplazar a Ayuso de la Puerta del Sol en mayo constituye el sueño de los socialistas ya que les mejora sus posibilidades de volver a ganar las generales. De manera que se entiende el sueño socialista del agotamiento y derrota de Ayuso.

Equiparar a la presidenta madrileña con la británica Liz Truss y sus estrategias fiscales extravagantes es una tentación poco resistible aunque es exagerada por poco equiparable. La música suena pero el libreto es distinto. La estrategia fiscal de Madrid se diferencia en los márgenes sin llegar a ser determinante en los ingresos y respecto al gasto social tampoco las diferencias lo son.

La sanidad pública madrileña no es peor que la de otras comunidades, sufre de las mismas deficiencias y ofrece también ventajas acreditadas. Desacreditar a Ayuso entre el electorado tradicional de la izquierda es sencillo, pero la insistencia la refuerza entre su electorado, que no es minoritario. Ayuso se beneficia de una notoriedad singular por la antipatía de sus contrarios, que actúa como carburante de sus votantes.

El panorama electoral está abierto, incierto, pendiente de factores incontrolables e imprevisibles que viviremos a lo largo de los próximos meses

Sobre el autor de esta publicación

Fernando González Urbaneja

Nacido en Burgos en 1950, licenciado en Ciencias Políticas y titulado en Periodismo.

Desde 1999 hasta el año 2006 profesor asociado del departamento de Historia Económica en la Universidad Carlos III.

En la actualidad es colaborador habitual de los diarios ABC y otras publicaciones. Desde noviembre de 2003 a diciembre de 2011 preside la Asociación de la Prensa de Madrid y desde abril del 2004 hasta septiembre de 2008 Presidente de la Federación de Periodistas de España (FAPE).

Autor de los libros “Rumasa” (Planeta, 1983); “Banca y poder, la pasión por ser banquero” (Espasa Calpe, 1993); “Ética en la empresa informativa” en “Ética y empresa, visión multidisciplinar”, (Fundación Argentaria-Visor, 1997).

El Gobierno le designó en mayo de 2004 como miembro del comité de expertos para la reforma de los medios de comunicación de titularidad del Estado.

Actualmente es Decano del Departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual Facultad de Ciencias de la Comunicación Universidad Antonio de Nebrija.