Royals en Atenas: fotos prohibidas y fotos buscadas

Royals en Atenas: fotos prohibidas y fotos buscadas

EFEEuropa y Grecia despidieron a Constantino II, el último rey que tuvo Grecia

Con motivo del entierro del Rey Constantino en Grecia y del encuentro en Atenas de buena parte de las Casas Reales europeas, y entre ellas y casi al completo a familia real española (con ausencias de la Princesa Leonor y la Infanta Sofía), hemos asistido, como en el entierro de la Reina Isabel II, al esfuerzo del Rey Felipe VI y la Reina Letizia para no coincidir con el Rey Juan Carlos I y la Reina Sofía, ni en las llegadas y las salidas de los actos, ni durante las ceremonias, amparándose en el protocolo que prima a los Jefes de Estado.

Parece claro que el Rey Felipe VI no quiere fotos con su padre, o así se lo han recomendado desde el palacio de La Moncloa. Lo que no deja de ser una anomalía familiar e institucional mientras Juan Carlos I tenga el título de ‘Rey Emérito’ que le fue concedido por un decreto del Gobierno. El que aún sigue en vigor y le concede a don Juan Carlos I un tratamiento similar al de los herederos de la Corona.

¿Qué está pasando? O desencuentro o estrategia pactada para evitar una foto del padre con su hijo, como la que tampoco vimos cuando el emérito visitó La Zarzuela al término de su última visita a España.

Sin embargo La Reina Letizia, saliendo en Atenas de una cena del brazo de la princesa griega Marie Chantal sí buscó y logró que las fotografiaran juntas para así poner punto final al que fue su desencuentro de años atrás.

Lo que ocurrió cuando, tras el incidente de los Reyes españoles y la Reina Sofía a la salida de la catedral de Palma de Mallorca, la princesa Chantal dijo de Letizia que había mostrado ‘su verdadero rostro’. Comentario por el que luego Chantal se disculpó.

O sea, nada de fotos con don Juan Carlos y venga fotos con Chantal para pasar esa página y demostrar que ‘el verdadero rostro’ de Letizia incluye una generosa sonrisa en compañía de la princesa de Grecia.

Ahora bien, no hace falta ser un lince para imaginar que la crisis que inunda la Corte británica -representada en Atenas por la princesa Anna- ha ocupado el centro de las conversaciones de los Royals en Atenas tras la publicación del libro del Príncipe Harry, y a la espera de la coronación de Carlos III el día 16 de mayo, y para la que ya se están haciendo trajes las reinas y princesas invitadas.

No en vano, todos ellos saben que el deterioro de la familia real inglesa les concierne y les alcanza al resto de las monarquías europeas, tras quedar en evidencia los serios incidentes que en el seno de los Windsor ha desvelado el incontrolable príncipe Harry.

Del que ahora se dice en Londres que está negociando en secreto la paz con su padre el Rey Carlos III y su hermano el Príncipe de Gales, a fin de no complicar la ceremonia de la coronación en la abadía de Westminster. Y en las calles de Londres donde se concentrará una multitud para contemplar el espectacular cortejo real.

Otra gran ceremonia real en la que volverán a coincidir el Rey Juan Carlos I y el Rey Felipe VI, con o sin fotografías y donde ya veremos si para entonces la crisis de Harry ya ha entrado en vías de solución. Porque de lo contrario la coronación de Carlos III pasará a integrarse como nuevo episodio conflictivo de este real culebrón.

Sobre el autor de esta publicación

Marcello

Un Jack Russell de pura raza, que cursó estudios de criminología en Oxford, y se licenció "cum laude" en el master de sabuesos de Scotland Yard. En Inglaterra conoció a un bisnieto del perro de Baskerville y en Estados Unidos (donde tiene a dos primos hermanos, Uggie ganador de un Oscar con 'The Artist' y Eddie, el perro del psiquiatra Frasier Crane) trabajó a las órdenes del FBI. De regreso a España se dedicó al periodismo que es profesión mas arriesgada que la lucha contra el crimen internacional, y en esto de Internet lleva casi doce años y sin descansar