Nubes pasajeras sobre el Mundial de Qatar

Mundial de Fútbol

EUROPA PRESSMundial de Qatar

En Francia varias ciudades importantes, París, Marsella, Lyon, Estrasburgo… han anunciado oficialmente que no instalarán pantallas gigantes en las plazas para seguir el inminente Mundial de Fútbol en Qatar. En su momento Noruega, cuando aún tenía esperanzas de clasificarse puso sobre la mesa la posibilidad de boicotear el Mundial. La FIFA debió advertir a aquel país nórdico que sería excluida del Mundial del 2026.

El vago propósito de boicotear el acontecimiento fue así enterrado. No participar en un Mundial, si estás clasificado, tiene un coste económico y ante tu afición, a menudo no obsesionada con los derechos humanos, resulta como mínimo divisorio. Una cosa es excluir una nación de una competición, no se permitirá a Rusia acudir al país del Golfo, otra pagar tu el precio de una actitud altruista.

Porque los puros tienen un arsenal de razones para hacer remilgos ante el campeonato. Unas son humanitarias y otras medioambientales. Entre las primeras se encuentra el trato a los obreros que han construido las instalaciones, unos millares de trabajadores principalmente asiáticos, de Nepal, India, Pakistán, Sri Lanka, Bangladesh. que comenzaron sus labores en condiciones penosas con un código de trabajo decimonónico y que ha causado un número desusado y escandaloso de muertes por deshidratación, agotamiento, etc…Aunque las cifras varían, varias ONG serias las sitúan por encima de las seiscientas. Otros derechos laborales habrían sido asimismo violados, sobre todo antes de que las autoridades del emirato fueran presionadas para modificar la legislación: no se permitía a un contratado que cambiase de empleo, debía obtener un permiso especial para viajar al extranjero, etc... Sharan Burrow, Secretaria de la confederación sindical internacional llegó a declarar que la cantidad de personas que iba a morir en la construcción de las instalaciones sería superior a la de jugadores que pisarían el césped.

La situación mejoró en cierta medida aunque Amnistía Internacional denuncia que las reformas han sido insuficientes.

En el aspecto medioambiental se habla asimismo de catástrofe, energética, de aberración ecológica. De los ocho estadios que se finalizan siete tendrán aire acondicionado total lo que significa polución y el trasiego aéreo resultará espectacular dado que se espera un millón de visitantes y muchos de ellos tendrán que pernoctar en el emirato cercano y hacer el viaje de una hora diariamente en los dos sentidos ( ¿180 vuelos extra?)

El Mundial de Qatar ya nació preñado de alegadas irregularidades. Hay fundadas sospechas de que los miembros de la FIFA de Haití, Brasil, Argentina, Paraguay fueron “seducidos” por el dinero del emirato e incluso Francia, como insinuá Blatter, antigua capitoste federativo internacional, tuvo una actuación vidriosa con intervención del propio Sarkozy que habría influido sobre su compatriota Platini poco después de que París consiguiera la venta a Qatar de ochenta aviones militares Rafale. Recordemos que Francia es la auto-proclamada paladín de los derechos humanos. Alguien ha comentado que en el Mundial habrá “un poco de deporte, una cantidad brutal de dinero y violaciones masivas de los derechos humanos”. A pesar de ello, estoy convencido de que si nos sobrara el dinero bastantes iríamos a disfrutar del aire acondicionado para ver a los boys de Luis Enrique.

En bastantes latitudes cercanas y lejanas el futbol sigue despertando pasiones. En Argentina la salida de los cromos para álbumes de los participantes en el Mundial ha excitado a miles de coleccionistas. La oferta era inadecuada y ha surgido la reventa, la indignación y el despilfarro. Dada la penuria de los que han llegado al mercado la “figurita” ( el cromo) de Messi - es su último Mundial y no ha sido campeón del Mundo- se ofrece en Internet por 100 euros.

Sobre el autor de esta publicación

Inocencio Arias

Andaluz, es un veterano diplomático con más de cuarenta años en la profesión y que ha ocupado cargos importantes en el Ministerio de Exteriores con los tres gobiernos anteriores de la democracia.

Ha sido, curiosamente, Portavoz Oficial del Ministerio con la UCD, el PSOE y el PP amén de Secretario de Estado de Cooperación (segundo cargo del Ministerio) con el PSOE de F. Gonzalez y Embajador en la Onu con el PP de Aznar, etc.

Fue durante dos años Director General del Real Madrid. Ha sido profesor en la Complutense y en la Carlos III.

Ha colaborado profusamente en varias publicaciones, radio… y publicado tres libros: “Tres mitos del Real Madrid”( Plaza y Janés), ”Confesiones de un diplomático”(Planeta) y recientemente con Eva Celada “La trastienda de la diplomacia” (Plaza Janés) que ha agotado en poco tiempo tres ediciones.

Es seguidor del Real Madrid y forofo de Chejov, Mozart y Di Stéfano.