Rahm camina hacia Seve

Rahm camina hacia Seve

EFEJon Rahm en la primera jornada del US Open

La televisión estadounidense que trasmite los partidos de golf de la mejor competición mundial, la PGA, no suele contar con Jon Rahm. Los telespectadores españoles se han quejado más de una vez de la poca atención que dedican los estadounidenses a Rahm a pesar de ser uno de los diez más importantes del mundo, ahora es el tercero y llegó a ser durante muchas semanas el uno, y hay razones económicas que justifican el asunto. En USA las imágenes están preferentemente dedicadas a quienes más venden en el país y el vasco no es de la casa. La nacionalidad tiene mucho que ver en el asunto y por ello la aparición del jugador español en las pantallas ha de ser por razones estrictamente deportivas, o sea, los minutos en que manda en la clasificación y no se puede hurtar la noticia.

Rahm está consiguiendo que en España se hable de golf gracias a que esporádicamente hay jugadores grandes campeones como es el caso del siempre recordado Severiano Ballesteros. El vasco fue uno de los jugadores que tuvo al cántabro como ídolo e imagen a la que aspirar. Jon ya ha ganado nueve torneos en Estados Unidos y con ello ha igualado las cifras en este sentido del añorado Seve.

Afortunadamente, el de Barrica comienza a gozar de la popularidad que se le negó a Seve hasta que este ocupó portadas en la prensa británica. Es momento para felicitarse por los éxitos que está consiguiendo Jon y habrá que aguardar con interés el futuro en los grandes torneos. Seve fue dos veces chaqueta verde y, además, ganó el Británico. Rahm aspira a llegar a la cima del Masters como lo hizo Seve dos veces, al igual que José María Olazábal, y Sergio García que lo hizo en una ocasión. No es el momento todavía para comparar su historial con el de los citados porque le falta un “grande”, como mínimo. Sin embargo, hay que concederle lo posibilidad de que llegue a ello incluso esta misma campaña. Si lo consigue además de las portadas españolas tendrá más atención televisiva en Estados Unidos. Los ganadores, aunque no sean del país, acaban vendiendo.

Posdata. En Valencia no escarmientan. Cada temporada surge la ilusión de renovación del equipo y ahora, a tres puntos del descenso, míster Lim no cede. El Valencia en manos del singapurés no solo puede descender, sino que, encima, puede acabar en disolución.

Sobre el autor de esta publicación

Julián García Candau

Nació en Vila-real (Castelló). Periodista.

Fue jefe de Deportes de “Ya”. Jefe de Deportes, Redactor Jefe y cronista parlamentario de “El País”. Director de Deportes de Televisión Española. Director de Deportes de la Agencia EFE. Director del diario “AS”. En la actualidad es colaborador de “Levante”.

Libros: “Santana”, “El fútbol sin ley”, “Historia de los Mundiales”, “Madrid-Barça- Historia de un desamor”, “La moral del Alcoyano”, “Bernabéu, el presidente”, “Celos, amor y muerte. Tragedias y pasiones del toreo” y “El deporte en la Guerra Civil”. Este libro el 26 de abril de 2008, el Premio de la Crítica en Valencia.

Ha colaborado en la Enciclopedia Espasa y en varios libros de diversos autores, entre ellos, “Historia de los espectáculos en España” y “Periodismo especializado”. En la actualidad es el único periodista en activo que informó de la victoria de la selección española de fútbol en la Copa de Europa en 1964. Posteriormente, asistió a las de 1968, 1980 y 2004.

Ha sido cronista de partidos de la selección española de fútbol desde 1963. Es el periodista deportivo que más crónicas ha dedicado al equipo nacional.

Ha sido enviado especial en campeonatos del Mundo de Alemania-74, Argentina-78, España-82, México-86, Italia-90, Estados Unidos-94, Francia-1998 y Alemania 2006.

Ha dirigido cursos de verano en la Universidad Menéndez y Pelayo de Santander y Juan Carlos I en Ronda, sobre cuestiones deportivas.

Ha pronunciado conferencias sobre deportes, olimpismo y lenguaje deportivo en diversas universidades españolas. Formó parte de la Comisión de Prensa del Comité Olímpico Internacional durante cinco años.

En 1975 le otorgaron el Premio Promosport en San Sebastián.

En 1989, recibió el Premio de Periodista del Año de “El Mundo Deportivo” de Barcelona.

En 1992 le fue concedido el premio Víctor de la Serna de la Asociación de la Prensa de Madrid. Es el único periodista deportivo que lo posee.

En 2006, le fue otorgada la medalla de plata el Mérito Deportivo. También fue distinguido con la Medalla del Barón de Coubertin que concede el Comité Olímpico Internacional.