Precios: ¿quién(es) se lo está(n) llevando?

Precios: ¿quién(es) se lo está(n) llevando?

PixabayCombustible.

Es evidente que una de las tres preocupaciones principales de los españoles es el aumento de precio; inquieta a los españoles y a cuantos se ocupan de la economía y de su progreso sostenible. Los precios preocupan y sobre pecios hay mucha teoría económica y bastantes experiencias prácticas. En la columna previa a ésta planteaba algunos de los razonamientos más frecuentes y las contraindicaciones a políticas de control de precios por decreto. Hay otro aspecto en este problema sobre el que merece la pena razonar: ¿quién se beneficia del aumento de los precios?, dicho de forma más directa ¿quién se lo lleva?

Antes de entrar en detalles, como respuesta espontanea de taberna surge la conclusión de que son los vendedores los que se benefician de forma grosera, los que se lo llevan crudo. Puestos a concretar los de los supermercados y equivalentes que oprimen a los productores y a los consumidores porque dominan el mercado. Respuesta simple que sirve de poco. De ser cierta sería sencillo para el poder político meter en vereda a esos intermediarios que son conocidos y están identificados.

Un análisis un poco más fino permite identificar otros beneficiarios que también son conocidos. Los primeros los exportadores de materias primas energéticas que son imprescindibles para la producción y la comercialización, Y a estos controlarlos y someterlos es más complicado.

La factura energética y de materias primas básicas para la alimentación, que estamos pagando los españoles en la cesta de la compra representa el epígrafe más importante del aumento de costes. Más de dos tercios del incremento del IPC general (también de los alimentos) se debe a las facturas por la energía, tanto electricidad como carburantes. Suponen pagos que salen de sistema en favor de agentes externos, de Rusia a Estados Unidos, de Argelia a Nigeria, de Noruega a Qatar y demás exportadores el Golfo.

Y a estos vendedores no es fácil exigirles contrapartidas en forma de impuestos compensatorios o equivalentes, hay que pagar los suministros y eso significa empobrecimiento de todos. Un empobrecimiento que habrá que repartir de la forma más equitativa, que paguen más los que más pueden. Lo que no funciona es que nadie asuma el coste y que se enmascare mediante el procedimiento de la parada adelante para que acabe pagando el que no pueda evitarlo.

Respecto a si los que “se lo llevan” son las empresas que fijan precios convendría investigarlo con más cuidado y detalle. Es sencillo, son precisamente los grandes comercializadores los que presentan cuentas más trasparentes, de los que la Agencia Tributaria dispone de más información muy actualizado y de los que puede demostrar si sus beneficios han crecido de forma extraordinaria. Con datos y con análisis solvente y no con intuiciones teñidas de ideología. Saber “quiénes se lo llevan” no es complicado y quien debe explicarlo es el gobierno.

Sobre el autor de esta publicación

Fernando González Urbaneja

Nacido en Burgos en 1950, licenciado en Ciencias Políticas y titulado en Periodismo.

Desde 1999 hasta el año 2006 profesor asociado del departamento de Historia Económica en la Universidad Carlos III.

En la actualidad es colaborador habitual de los diarios ABC y otras publicaciones. Desde noviembre de 2003 a diciembre de 2011 preside la Asociación de la Prensa de Madrid y desde abril del 2004 hasta septiembre de 2008 Presidente de la Federación de Periodistas de España (FAPE).

Autor de los libros “Rumasa” (Planeta, 1983); “Banca y poder, la pasión por ser banquero” (Espasa Calpe, 1993); “Ética en la empresa informativa” en “Ética y empresa, visión multidisciplinar”, (Fundación Argentaria-Visor, 1997).

El Gobierno le designó en mayo de 2004 como miembro del comité de expertos para la reforma de los medios de comunicación de titularidad del Estado.

Actualmente es Decano del Departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual Facultad de Ciencias de la Comunicación Universidad Antonio de Nebrija.