La Princesa Leonor y Mulay Hasán

La Princesa Leonor y Mulay Hasán

EFERueda de prensa de España

Antes los imperios se fortalecían y los reinos evitaban las guerras con bodas de Estado y de conveniencia política y militar. Y es, en ese espíritu, en el que no estaría nada mal que, al menos, España y Marruecos nos ofrecieran en el Mundial de Qatar un buen gesto de amistad con la presencia de la Princesa Leonor y de Mulay Hasán en el palco de honor del partido de fútbol que este martes, y rodeado de alta tensión política y emocional, enfrentará en octavos de final a las Selecciones hispana y marroquí.

No vamos a especular con un posible matrimonio entre príncipes herederos de los Reinos de España y Marruecos y de sus respectivas dinastías Borbón y Alauita porque semejante boda se hace inimaginable. Y menos aún por un designio político y sin amor. Aunque de producirse daría lugar a un poderoso Estado hispano marroquí y transmediterráneo (con posibles antecedentes en el ‘Al Andaluz’), que integraría el territorio marroquí en la Unión Europea.

Pero sí parece inevitable que dentro de unos cuantos años la Reina Leonor de España y el Rey Hasán III de Marruecos asumirán todo el protagonismo de sus respectivas naciones a una y otra orilla del Estrecho, y sobre las que no se debe descartar un buen Tratado de paz, amistad y cooperación entre los dos países.

Pero, de momento, tenemos por delante el partido de octavos de final del Mundial de Qatar donde ‘los niños del coro’ veinteañeros de Luis Enrique se van a enfrentar a un poderoso, en lo físico y lo táctico, equipo alauita en un partido que se anuncia tenso y equilibrado. Tras el que se podrían desatar en España y Marruecos incidentes como los ocurridos en Bélgica y Holanda por causa de la victoria de Marruecos sobre Bélgica.

Tengamos pues la fiesta en paz, sobre todo ahora que el presidente Sánchez le ha ‘regalado’ al Rey Mohamed VI el Sáhara Occidental. Porque Sánchez es siempre muy generoso con aquello que no le pertenece y aunque forme parte de la soberanía nacional.

Y lo mismo que entrega el Sahara a Mohamed VI, concedió los indultos a los golpistas catalanes, la guardia civil de tráfico de Navarra a Bildu, las leyes del ‘sí es sí’ y ‘Trans’ a la chapucera ministra Montero, y el delito de sedición a Junqueras y el de malversación a Puigdemont. Y unas dádivas variadas al PNV, porque Sánchez es ‘un río’ para el populismo confederal.

Y temblando estarán los habitantes de Ceuta y Melilla de pensar que un día de estos Sánchez quiera ofrecer más regalos a Mohamed VI en línea con lo que pregona la ex ministra (en los gobiernos de ZP) Trujillo, que famosa se hizo al proponer como solución a los problemas de la vivienda en España lo que llamó ‘soluciones habitacionales’ o pisitos de 25 metros cuadrados con los servicios fuera de esa habitación.

Aunque ya puestos y dada la actualidad incesante deportiva marroquí (al gobierno de Rabat le gustaría que Luis Enrique colocara a Marlaska de portero, porque es un ‘coladero’) mejor sería pensar en una ‘soluciones habitacionales’ tipo jaima. Pero en un plan modesto y no como aquella fastuosa Jaima que Gadafi se trajo a España en el tiempo de Aznar, el conquistador de Perejil, a quien el líder libio le regaló un hermoso caballo árabe llamado ‘El rayo del líder’.

A fin de cuentas y como lo escribió Manuel Machado en este país seguimos teniendo el ‘alma de nardo del árabe español’.

Sobre el autor de esta publicación

Marcello

Un Jack Russell de pura raza, que cursó estudios de criminología en Oxford, y se licenció "cum laude" en el master de sabuesos de Scotland Yard. En Inglaterra conoció a un bisnieto del perro de Baskerville y en Estados Unidos (donde tiene a dos primos hermanos, Uggie ganador de un Oscar con 'The Artist' y Eddie, el perro del psiquiatra Frasier Crane) trabajó a las órdenes del FBI. De regreso a España se dedicó al periodismo que es profesión mas arriesgada que la lucha contra el crimen internacional, y en esto de Internet lleva casi doce años y sin descansar