La huelga pincha y la escalada del IPC se alivia

Paro de transportistas

EFELos transportistas suspenden el paro indefinido

Buenas noticias este martes desde el frente económico que alejan la hipótesis de una recesión, ni siquiera técnica (un eufemismo para sustituir “por poco”, que es más claro). La inicial estimación de la AIREF para el PIB del 4ª trimestre, con datos parciales de octubre, apunta a un crecimiento de siete décimas para el trimestre, que dejaría la tasa anual por encima del 4,5%, la estimada por el gobierno, calificada como de muy optimista por los analistas. Respecto al 2023, sobre el que los pronósticos difieren del 0,7 al 2,1 (mucha diferencia) queda todo el año para que pasen demasiadas cosas como para acertar. Así que del 2023... pues ya veremos.

Un dato importante del día es el pinchazo (previsible) de la huelga de transportes convocada por un grupo minoritario de autónomos que a comienzos de año provocó problemas de abastecimiento, y que ahora se queda en casi nada; de hecho se ha desconvocado a la vista del fracaso. La ministra de Transportes ha gestionado con cautela el conflicto, se ha reunido con el sector y ha evitado descalificaciones o gestos arrogantes. El fracaso de la huelga evita el deslizamiento al conflicto como cauce para las reivindicaciones. Algo semejante deben estar pensado en el gobierno de Madrid respecto al conflicto con los médicos que perciben como riesgo de desgaste con coste electoral. La eficacia del diálogo y la negociación en vez del conflicto supone una garantía de futuro.

Otro dato positivo viene del INE y la evolución del IPC en octubre con un aumento mensual del 0,3%, que contrasta con el 1,8%de hace un año y permite recortar 1,6 puntos la tasa interanual. El dato objetivo es malo, pero la tendencia es esperanzadora. La presión inflacionista viene de los carburantes y, sobre todo, de productos alimenticios de base (cereales, aceites, frutas, leche y huevos), que no se ve compensada por rebaja del precio de referencia de la electricidad que está en el origen de la escalada de precios.

Reducir la inflación hasta la tasa media de la etapa euro (las dos primeras décadas del siglo XXI) es un objetivo central del BCE y debe serlo de todos los gobiernos, ya que la estabilidad de los precios es básica para un crecimiento sostenido que proteja de mayor desigualdad social. Filtraciones oficiales advierten que los datos de empleo de las dos primeras semanas de noviembre mantienen la tendencia del año y alejan el pronóstico de un aumento del paro.

De manera que aunque en el discurso domina la elegancia del pesimismo los datos objetivos apuntan a un crecimiento menor pero no a una recesión inmediata.

Sobre el autor de esta publicación

Fernando González Urbaneja

Nacido en Burgos en 1950, licenciado en Ciencias Políticas y titulado en Periodismo.

Desde 1999 hasta el año 2006 profesor asociado del departamento de Historia Económica en la Universidad Carlos III.

En la actualidad es colaborador habitual de los diarios ABC y otras publicaciones. Desde noviembre de 2003 a diciembre de 2011 preside la Asociación de la Prensa de Madrid y desde abril del 2004 hasta septiembre de 2008 Presidente de la Federación de Periodistas de España (FAPE).

Autor de los libros “Rumasa” (Planeta, 1983); “Banca y poder, la pasión por ser banquero” (Espasa Calpe, 1993); “Ética en la empresa informativa” en “Ética y empresa, visión multidisciplinar”, (Fundación Argentaria-Visor, 1997).

El Gobierno le designó en mayo de 2004 como miembro del comité de expertos para la reforma de los medios de comunicación de titularidad del Estado.

Actualmente es Decano del Departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual Facultad de Ciencias de la Comunicación Universidad Antonio de Nebrija.