Brasil anunció que ha llegado

Vinicius y Tadic se disputan el balón

EFEVinicius y Tadic se disputan el balón

Brasil nos amenazó con ser una más. Se pasó medio partido si causar el menor divertimento. Ocultó las cualidades que siempre han adornado a sus selecciones tanto en triunfos como en derrotas y hubo que esperar a la segunda parte para que junto al fútbol más directo y buscado con dos extremos, Raphinha y Vinicius, acabara siendo un desarrollo de acoso y derribo. Justo cuando ejerció a la europea surgió el Brasil que esperábamos. Richarlison, su delantero centro, fue el oportunista rematador que validó el primer gol y después llegó la gran jugada, el detalle espectacular. A Richarlison le llegó el balón al centro del área e improvisó una chilena que remató la jugada que había empezado por la zona de Vinicius. Ante el gol no hubo más remedio que felicitarse por la aparición de jugadores con tal capacidad de improvisación con tal modo de interpretar el fútbol de fantasía. La victoria brasileña, que fue sufrida y que le costó más de lo que cabía esperar por la calidad de sus jugadores, se produjo para dejar constancia de que ha llegado, que está ahí y que su habitual condición de favorita está justificada. Ya no hay que esperar para confirmaciones.

Brasil no compareció de acuerdo con sus expectativas. Alineó a once de sus mejores, pero no logró superar a Serbia que hizo una defensa muy ordenada y en la que cedió pocas oportunidades para el gol. Vinicius y Raphinha dieron dos avisos, pero al primero le quitó la pelota casi de los pies, el portero Milinkovic-Savic, uno de los dos hermanos serbios nacidos en España, y ante el segundo casi sin mala fe para marcar, también se hizo con el balón el orensano.

Los serbios se mostraron firmes defensivamente y solamente en las llegadas brasileñas por las bandas padecieron las dificultades que entraña enfrentarse a jugadores de la calidad de los adversarios. Neymar no anduvo muy fino y Vinicius se enredó más de una vez. Crear buen fútbol, el que se supone que posee Brasil tardó en aparecer. Solamente hubo momentos en que se atisbó lo que podía ocurrir, pero no sucedía. Las sorpresa por la velocidad de Vinicius no tuvo efectos positivos hasta la segunda parte cuando los brasileños dejaron de conformarse con el resultado de empate y dieron el toque de rebato preciso para acabar con la fortaleza defensiva serbia.

Brasil lidera su grupo con Suiza empatada a puntos al derrotar a Camerún.

El deseo de ganar se le supone a todas las selecciones. Lo que no saben algunas es como hacerlo. Por ejemplo, Uruguay no logró imponerse a Corea que no es equipo al que pueda considerarse opositor de primer orden. Pero sucede que hoy todos los equipos aportan juego que no se les suponía hace años. La cuestión es bien sencilla: la globalización ha permitido que todos los conjuntos nacionales posean jugadores que están haciendo carrera en las ligas más importantes entiéndase Inglaterra, España, Francia e Italia,

Uruguay apareció en el campo plagado de nombres suficientemente conocidos y de categoría demostrada. Godín, Luís Suárez, Valverde, Martín Cáceres, Olivera, Darwin Núñez, Jiménez y después Cavani, lucieron la camiseta que hace años que ha perdido el puesto de aspirante a campeón. Godín estrelló un remate de cabeza en el palo. Valverde, en las postrimerías del partido, hizo lo mismo. Los coreanos también tuvieron su ocasión pero Hwmeng la desaprovechó. Uruguay jugó con más ánimo que Corea porque jugó con tres centrales como toda defensa, pero ello, con más gente por el centro y los costados no le sirvió para conseguir el gol. Corea defendió mejor que atacó, pero ninguno de los dos conjuntos hizo lo más importante: el gol.

El grupo estuvo a punto de presentar dos empates. Ganó Portugal, pero en el último suspiro se le escapó el empate a Inaki Williams. El partido fue tranquilo durante la primera parte. Dominó más Portugal se lucieron jugadores como Bruno Fernández y Cancelo y hasta el minuto 63, no comenzó la función. Salisu parece que le hizo penalti a Cristiano Ronaldo. No repitieron la jugadas para comprobar si había habido la falta y el árbitro se sintió tan seguro que no consultó con el VAR. Cristiano marcó su gol 117, con la selección y el encuentro pareció que estaba sentenciado. Pero los minutos finales fueron de emoción intensa. Ayew empató cuando todo parecía resuelto. Dos minutos después un fallo defensivo ganés permitió a Joao Félix adelantar a Portugal. Hubo instantes en que los ganeses buscaron la igualada su alegría atacante permitió llegar a Portugal sin tantas trabas. Un fallo clamoroso de Baba permitió que Leao hiciera el tercero y ello diera confianza en Portugal, Mas todo no estaba decidido y Bukari consiguió la segunda diana africana. Y ya en la prolongación el potero portugués Diego Costa soltó el balón para sacar tranquilamente sin percatarse de Williams estaba detrás. Éste le robó el balón pero su disparo a puerta débil y en mala posición no llegó porque la defensa lo impidió. Fueron dos jugadas con errores clamorosos; el del guardameta y el del delantero de Bilbao. Finalmente los portugueses se hicieron con los tres puntos con lo que lideran el grupo por delante de Uruguay y Corea que solo suman uno.

Sobre el autor de esta publicación

Julián García Candau

Nació en Vila-real (Castelló). Periodista.

Fue jefe de Deportes de “Ya”. Jefe de Deportes, Redactor Jefe y cronista parlamentario de “El País”. Director de Deportes de Televisión Española. Director de Deportes de la Agencia EFE. Director del diario “AS”. En la actualidad es colaborador de “Levante”.

Libros: “Santana”, “El fútbol sin ley”, “Historia de los Mundiales”, “Madrid-Barça- Historia de un desamor”, “La moral del Alcoyano”, “Bernabéu, el presidente”, “Celos, amor y muerte. Tragedias y pasiones del toreo” y “El deporte en la Guerra Civil”. Este libro el 26 de abril de 2008, el Premio de la Crítica en Valencia.

Ha colaborado en la Enciclopedia Espasa y en varios libros de diversos autores, entre ellos, “Historia de los espectáculos en España” y “Periodismo especializado”. En la actualidad es el único periodista en activo que informó de la victoria de la selección española de fútbol en la Copa de Europa en 1964. Posteriormente, asistió a las de 1968, 1980 y 2004.

Ha sido cronista de partidos de la selección española de fútbol desde 1963. Es el periodista deportivo que más crónicas ha dedicado al equipo nacional.

Ha sido enviado especial en campeonatos del Mundo de Alemania-74, Argentina-78, España-82, México-86, Italia-90, Estados Unidos-94, Francia-1998 y Alemania 2006.

Ha dirigido cursos de verano en la Universidad Menéndez y Pelayo de Santander y Juan Carlos I en Ronda, sobre cuestiones deportivas.

Ha pronunciado conferencias sobre deportes, olimpismo y lenguaje deportivo en diversas universidades españolas. Formó parte de la Comisión de Prensa del Comité Olímpico Internacional durante cinco años.

En 1975 le otorgaron el Premio Promosport en San Sebastián.

En 1989, recibió el Premio de Periodista del Año de “El Mundo Deportivo” de Barcelona.

En 1992 le fue concedido el premio Víctor de la Serna de la Asociación de la Prensa de Madrid. Es el único periodista deportivo que lo posee.

En 2006, le fue otorgada la medalla de plata el Mérito Deportivo. También fue distinguido con la Medalla del Barón de Coubertin que concede el Comité Olímpico Internacional.