Argentina pasa sin goles de Messi

Szczesny detiene un penalti a Messi en el partido entre Polonia y Argentina

EFESzczesny detiene un penalti a Messi en el partido entre Polonia y Argentina

Messi buscó el gol y no lo encontró ni de penalti. Argentina tuvo que esperar a la segunda parte para afirmar su pase a octavos de final y como líder del grupo lo que le coloca en situación quizás ventajosa si se tiene en cuenta que se enfrentará a Australia y no a Francia que será la adversaria del segundo del grupo. Los argentinos, que sufrieron para pasar la primera ronda acabaron felices gracias a los goles de Mac Allister y Julián Álvarez. Los argentinos cumplieron con la obligación de seguir en el torneo, como se les suponía, pero han tenido que sufrir para terminar liderando el grupo. Argentina cumplió con su papel de gran selección en un día en que Túnez reventó el campeonato al derrotar a Francia, una de las favoritas.

El duelo entre las dos figuras del partido, Messi y Lewandowski, lo ganó Szcsernik. Los partidos, las victorias, se suelen adjudicar a los delanteros, a los goleadores, y se suele olvidar que, muchas veces, quienes ganan son los porteros. Messi salió a jugar obsesionado con que Argentina tenía que ganar y era él quien condujera al conjunto. En el primer cuarto de hora intentó dos veces el gol, pero se topó con el guardameta polaco. Lo grave, lo importante no fue que detuviera sus primeros remates. Lo dramático para el líder argentino fue que su oponente detuviera el penalti que lanzó con buena dirección. Allí estaba un cancerbero que adivinó la dirección de la pelota y la despejó. Fue una parada para recordar. Por quien lanzó la pelota y quien hizo la jugada más destacada. Ahí cerca del descanso pudo estar la solución de partido en el que los argentino, dominadores, no podían pasar peligros porque Lewsndowski estaba abandonado a su suerte. Más bien a su desgracia porque estaba solo y no había quien le mandara un balón para jugarlo adecuadamente.

Argentina tomó el balón y tardó en superar la barrera defensiva polaca. Messi lo intentó, pero siempre le salió al paso un defensa. Trató de crear ocasiones de gol, pero olvidó que en la parte izquierda de su equipo no estaba Jordi Alba. Lionel mandaba balones como si estuviera el zaguero catalán, pero por allí aparecía Acuña que no aprovechaba las oportunidades.

El empate era resultado que en principio favorecía a ambos equipos porque les clasificaba para octavos de final. Pero era una solución que podía satisfacer a Polonia y no a Argentina. Una sola victoria con una derrota y un empate era para que los enfebrecidos espectadores acabaran perdiendo la fe en los suyos.

Messi volvió a probar al cancerbero polaco y de nuevo perdió el reto. Argentina una vez dominó en el marcador pensó más en conservar y de ahí que retirara a Julián Álvarez y Enzo Fernández y alineara a Paredes, y Pezzella. Se dedicó a conservar ante Polonia que estuvo más pendiente del resultado de México que la podía mandar a casa. Y no ocurrió porque México encajó gol ante Arabia Saudí y la diferencia de tantos dejó en el Mundial a Polonia.

Posdata. ¿Por qué se empeñan los comentaristas de TVE de ponderar la condición de la envergadura de unos futbolistas si no juegan al baloncesto?

Sobre el autor de esta publicación

Julián García Candau

Nació en Vila-real (Castelló). Periodista.

Fue jefe de Deportes de “Ya”. Jefe de Deportes, Redactor Jefe y cronista parlamentario de “El País”. Director de Deportes de Televisión Española. Director de Deportes de la Agencia EFE. Director del diario “AS”. En la actualidad es colaborador de “Levante”.

Libros: “Santana”, “El fútbol sin ley”, “Historia de los Mundiales”, “Madrid-Barça- Historia de un desamor”, “La moral del Alcoyano”, “Bernabéu, el presidente”, “Celos, amor y muerte. Tragedias y pasiones del toreo” y “El deporte en la Guerra Civil”. Este libro el 26 de abril de 2008, el Premio de la Crítica en Valencia.

Ha colaborado en la Enciclopedia Espasa y en varios libros de diversos autores, entre ellos, “Historia de los espectáculos en España” y “Periodismo especializado”. En la actualidad es el único periodista en activo que informó de la victoria de la selección española de fútbol en la Copa de Europa en 1964. Posteriormente, asistió a las de 1968, 1980 y 2004.

Ha sido cronista de partidos de la selección española de fútbol desde 1963. Es el periodista deportivo que más crónicas ha dedicado al equipo nacional.

Ha sido enviado especial en campeonatos del Mundo de Alemania-74, Argentina-78, España-82, México-86, Italia-90, Estados Unidos-94, Francia-1998 y Alemania 2006.

Ha dirigido cursos de verano en la Universidad Menéndez y Pelayo de Santander y Juan Carlos I en Ronda, sobre cuestiones deportivas.

Ha pronunciado conferencias sobre deportes, olimpismo y lenguaje deportivo en diversas universidades españolas. Formó parte de la Comisión de Prensa del Comité Olímpico Internacional durante cinco años.

En 1975 le otorgaron el Premio Promosport en San Sebastián.

En 1989, recibió el Premio de Periodista del Año de “El Mundo Deportivo” de Barcelona.

En 1992 le fue concedido el premio Víctor de la Serna de la Asociación de la Prensa de Madrid. Es el único periodista deportivo que lo posee.

En 2006, le fue otorgada la medalla de plata el Mérito Deportivo. También fue distinguido con la Medalla del Barón de Coubertin que concede el Comité Olímpico Internacional.