‘Fuego amigo’ en Polonia

Consejo de Seguridad

EFESesión del Consejo de Seguridad Nacional en Varsovia

Un lamentable error de la defensa antiaérea de Ucrania ha provocado la muerte de dos ciudadanos polacos al caer los restos de un misil ucraniano, con el que se pretendía interceptar misiles rusos, en el territorio polaco y a pocos kilómetros de su frontera con Ucrania.

En la noche del martes y en plena celebración de la cumbre del G-20 en Bali un escalofrío invadió las cancillerías de Occidente ante el temor de que estuviésemos ante un error o un ataque de Rusia en Polonia. Pero esta vez Moscú, que inmediatamente desmintió esa versión, dijo la verdad.

Así y, una vez comprobado el error ucraniano por autoridades de Varsovia y por la OTAN, se apagaron todas las alarmas que se habían desatado en el seno de la Alianza Atlántica. Porque un ataque extranjero a un país aliado le obligaba a la OTAN a una respuesta inmediata contra el autor que parecía, en un principio, ser Rusia.

Esta crisis, ahora desactivada, ha servido al menos -y a pesar de la pérdida lamentable de la vida de dos ciudadanos polacos- para que Rusia entienda que la OTAN se ha movilizado con urgencia ante todo riesgo de un posible ataque exterior a su territorio y no dejaría sin respuesta cualquier agresión.

Y hora es después, de este incidente y del aislamiento y condena que Rusia ha sufrido en la Cumbre del G-20, de que Putin facilite un alto el fuego y de que se abran negociaciones entre Moscú y Kiev. Lo que resulta muy difícil de imaginar después de que Rusia escenificara grotescamente en Moscú la anexión a Rusia de las provincias del Dombás.

Y después, también, de que el ejército ucraniano haya reconquistado buena parte del territorio que invadió Rusia al inicio de la guerra. Y de manera muy especial la ciudad de Jersón, que era la única capital de provincia ucraniana que había conquistado Rusia.

País al que regresó en la noche del martes de urgencia y desde la Cumbre de Bali el ministro de Asuntos Exteriores ruso Sergéi Lavrov al conocer el incidente polaco que, afortunadamente, se aclaró con rapidez. Porque en las tensas circunstancias actuales una chispa puede desatar un incendio (o una guerra continental) que crezca de forma inesperada y sin el menor control.

Aunque cabe imaginar que en caso de extrema gravedad siempre podría quedar como última instancia el ‘teléfono rojo’ que facilita, para estos casos, la última oportunidad de entendimiento entre Washington y Moscú.

Sobre el autor de esta publicación

Pablo Sebastián

Pablo Sebastián, actual Editor y fundador del diario digital Republica.com, ha sido el primer periodista en fundar un diario exclusivamente digital de habla hispana en España y America, al iniciar esta su etapa profesional y digital en el año 1997 con EstrellaDigital.es, hace ya 25 años.

Pablo Sebastián, nacido en Córdoba en 1947, es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra y desarrolló una amplia carrera profesional en la que trabajó en todos los diarios impresos de la Transición: ABC, Diario 16, El Pais, El Mundo y El Independiente que fundó y dirigió.

Asimismo fue delegado del Periódico de Cataluña en Madrid, director de Interviú, subdirector de Tiempo, y corresponsal de EFE, ABC y Cambio 16 en Bruselas. Y más adelante corresponsal de TVE en Paris, después de haber dirigido uno de los telediarios (TD3) de la primera cadena de TVE y haber colaborado en radio con RNE, COPE y Onda Cero.

Pablo Sebastián fue vicepresidente de la APE, Asociación de Periodistas Europeos, y luego secretario general y fundador de la AEPI, Asociación de Periodistas y Escritores Independientes. Tiene en su haber el ‘Premio del Periodismo Europeo, el Premio del Movimiento Europeo, el Premio Luca de Tena, así como el Premio a la Libertad de Expresión. Durante la Transición y en la oposición al franquismo fue representante, durante su estancia en Bruselas, de la Junta Democrática de España ante la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.