En recuerdo de Pablo Casado 

En recuerdo de Pablo Casado 

EFEEl líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, el pasado 2 de abril junto a su predecesor, Pablo Casado.

Quizás sea este un buen momento para recordar la figura de Pablo Casado ahora que el líder del PP Alberto Núñez Feijóo anda de perfil -con su pose favorita- y por la sombra, rehuyendo plantar cara y enfrentarse al jefe de Vox, Santiago Abascal, a raíz de la crisis abierta por el aborto en el Gobierno de coalición Castilla y León de PP y Vox, que meses atrás bendijo Feijóo.

Un Abascal que, en octubre de 2020, pretendió desbordar al PP y erigirse en líder de la Oposición presentando en el Congreso una moción de mensura contra el presidente Pedro Sánchez que, naturalmente, Vox perdió. Y en la que Pablo Casado vapuleó a Abascal y a Sánchez con un brillante discurso -que hasta Pablo Iglesias reconoció citando a Castelar- de esos que no se escuchan en el Parlamento de este país, huérfano de oradores y sobrado de descalificaciones.

Casado puso a Abascal y a Vox en su sitio y, sin renunciar a confrontarse con Sánchez de manera implacable -ahora se lleva la ‘moderación’- marcó una línea divisoria entre el PP y Vox. La que se fue diluyendo desde la llegada de Feijóo a la presidencia del PP tras las conspiraciones del ‘crimen político’ de Pablo Casado -que están por desvelar- y que pueden que salgan a flote en un plazo no lejano.

Sobre todo si Feijóo no obtiene un buen resultado en las elecciones del 28 de mayo, autonómicas y municipales, lo que descartan en la alta dirección nacional del PP. Pero que, de ocurrir, abrirían en los entornos de Ayuso y de Aznar las viejas intrigas con las que en su día liquidaron a Casado, en la creencia Aznar de que el populismo de Ayuso acabaría con Sánchez.

Pero su maniobra fue tan burda que Rajoy apareció y acabó colocando al frente del PP a su pupilo Feijóo, mientras Aznar se replegaba y ocultaba la ambición nacional de Ayuso hasta una mejor ocasión.

De manera que habrá que estar muy atentos a los resultados del 28-M de los que las encuestas, de momento, ofrecen una victoria al PP de Feijóo y para los que todavía faltan cuatro meses y medio que son una eternidad y una agotadora campaña electoral.

En la que Sánchez derramará el cuerno de la abundancia presupuestaria y de los fondos europeos sobre el cuerpo electoral progresista y hará tronar su poderoso aparato mediático contra Feijóo, como lo están haciendo ahora en Castilla y León para tapar el PSOE sus vergüenzas legislativas en apoyo de delincuentes violadores y agresores sexuales (cerca de 200) y sediciosos, malversadores y corruptos, amparados por las reformas del Código Penal.

Pablo Casado es un buen político que ha sufrido una destitución injusta y promovida con el desbordamiento de los propios estatutos del PP, y al que su partido debe un reconocimiento y rectificación y al que el tiempo puede darle la razón como empieza a vislumbrarse en Castilla y León.

Convertido ahora por Sánchez en un ensayo general frente a los posibles y futuras pactos de Feijóo y Abascal tras los comicios locales y regionales del 28 de mayo, donde los bloques de izquierda y la derecha deberán pactar pera conseguir alcaldías y gobiernos autonómicos. Lo que Sánchez tiene asumido con gran desparpajo en el gobierno nacional, mientras que Feijóo disimula intentando nadar y guardar la ropa al paso del Pisuerga bajo el gobierno de Valladolid que en el alero está.

Sobre el autor de esta publicación

Pablo Sebastián

Pablo Sebastián, actual Editor y fundador del diario digital Republica.com, ha sido el primer periodista en fundar un diario exclusivamente digital de habla hispana en España y America, al iniciar esta su etapa profesional y digital en el año 1997 con EstrellaDigital.es, hace ya 25 años.

Pablo Sebastián, nacido en Córdoba en 1947, es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra y desarrolló una amplia carrera profesional en la que trabajó en todos los diarios impresos de la Transición: ABC, Diario 16, El Pais, El Mundo y El Independiente que fundó y dirigió.

Asimismo fue delegado del Periódico de Cataluña en Madrid, director de Interviú, subdirector de Tiempo, y corresponsal de EFE, ABC y Cambio 16 en Bruselas. Y más adelante corresponsal de TVE en Paris, después de haber dirigido uno de los telediarios (TD3) de la primera cadena de TVE y haber colaborado en radio con RNE, COPE y Onda Cero.

Pablo Sebastián fue vicepresidente de la APE, Asociación de Periodistas Europeos, y luego secretario general y fundador de la AEPI, Asociación de Periodistas y Escritores Independientes. Tiene en su haber el ‘Premio del Periodismo Europeo, el Premio del Movimiento Europeo, el Premio Luca de Tena, así como el Premio a la Libertad de Expresión. Durante la Transición y en la oposición al franquismo fue representante, durante su estancia en Bruselas, de la Junta Democrática de España ante la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.