Trilerismo legislativo

Trilerismo legislativo

EFEEU-ASEAN commemorative summit in Brussels

El conflicto planteado en el Congreso de los Diputados al introducir en la ley de reforma del Código penal enmiendas presentadas por el bloque del Gobierno en orden a la renovación del Tribunal constitucional y del Consejo general del Poder Judicial, amparándose en el Reglamento del Congreso a fin de justificar una tramitación pervertida, sirve para comprobar que Pedro Sánchez está dispuesto a hacer lo que haga falta para cumplir el pacto con el estado mayor de la sedición.

No tienen mas que entrar en la hemeroteca de los articulo publicados en esta República por Pablo Sebastián y por Marcelo para releer que la hoja de ruta pactada en la investidura de Sánchez incluía las letras de cambio del indulto, la anulación de la inhabilitación de Oriol Junqueras y demás compañeros de feria y la consulta sobre la permanencia de Cataluña como una Comunidad Autónoma integrada en España.

La letra de cambio tenía vencimiento en la fecha de aprobación de los presupuestos de 2023 y ahora se ha formalizado el pago del pacto de la legislatura en el que ofició de primer intermediario el defenestrado Pablo Iglesias.

No hay ninguna sorpresa. Todos estos movimientos eran cartas marcadas. Sebastián Illa, gerente del Ayuntamiento de Barcelona, triste ministro de Sanidad en el espectáculo burlesco de las intervenciones de Fernando Simón durante la pandemia, ha cumplido la función de enlace en Cataluña con los secesionistas tras su salida del Gobierno.

En el No-Do 24 horas de TVE, cuando se anunció la intervención de los portavoces parlamentarios para explicar lo que había sucedido en la sesión del Congreso de la tarde del jueves – actuando de telonero el de Podemos- se canceló las intervenciones de la oposición y se conectó con la comparecencia de Sánchez en Bruselas que dedicó 5 minutos a hablar de los trabajos del Consejo Europeo y media hora a dar palos a la oposición. Y de paso a Rajoy con el que tiene cierta fijación. Quien con motivo de la Navidad debería enviarle la canción Olvídame y pega la vuelta, interpretada por el dúo Pimpinela.

Según el argumentario de Sánchez, hoy el proces está acabado, en Cataluña se cumple la Constitución y el independentismo está dividido. Si así fuera, ¿qué razón tiene tanto cambio legislativo por la puerta de atrás, mediante el atajo de enmiendas con las que se quiere modificar dos leyes Orgánicas: la del Consejo General del Poder judicial y la del Tribunal Constitucional?

Sánchez y probablemente Bolaños no habrán leído la filosofía de Jhering y su teoría del uso alternativo del Derecho que, sin embargo, siguen fielmente. En su libro La lucha por el Derecho afirmó: El derecho es como Saturno devorando a sus hijos: no le he es posible renovación alguna sino rompiendo con el pasado.

Lo que ha sucedido es una deformación de la calidad democrática, sin precedente en los 42 años de democracia. Con la tramitación subrepticia de las enmiendas, evitando el debate de totalidad o la toma en consideración de una proposición de ley, el ejercicio de los derechos de los miembros del legislativo queda cercenado. Una ley orgánica está cualificada no solo por su quorum, sino también por su función y contenido, la regulación de los derechos fundamentales y las libertades públicas como dice el artículo 81 de la Constitución. Una regulación que en este caso afecta directamente a órganos políticos constitucionales, como el Tribunal y el Poder judicial que integran el sistema de garantías.

Por mas que repita Sánchez que se pretende amordazar a la democracia, el mismo argumento que repiten los secesionistas y los neo marxistas latino americanos, lo que se ha hecho es atropellar el derecho parlamentario que garantiza que la soberanía nacional que debe ejercerse por sus representantes sin arbitrariedades en el procedimiento legislativo.

Debería recordar el Gobierno que el TC ha declarado inconstitucional la incorporación en la ley de presupuestos de materias que exceden de su contenido material. Y ello por razón de la función constitucional que cumple, como sucede también con las Leyes orgánicas que presentan singularidades en su tramitación.

Juan Antonio Toscano Ortega, Revista Española de Derecho constitucional, número 54,1998, destaca “la virtualidad del principio de seguridad jurídica como freno frente a los efectos negativos de la llamada descodificación” que condiciona el poder legislativo del Parlamento.

Sánchez y su grupo en el Congreso, en su tramposa e irresponsable explicación, los votos todo lo pueden, validan los atropellos, como el “expropiese” venezolano. También Hitler llegó democráticamente al poder, lo que no sana ni la supresión de libertades ni los horrores que cometió al amparo del uso alternativo del derecho.

El equilibrio político entre democracia, ley y libertad y el de los poderes constitucionales se representa y sintetiza en la Constitución de 1978. Un equilibrio que fraguaron la UCD de Adolfo Suarez y el PSOE de Felipe González, al que se sumaron Fraga, Carrillo y Miguel Roca, superando la guerra civilismo del 36.

Sobre el autor de esta publicación

Ignacio del Río

Nacido en Madrid, el 4 de marzo de 1956.

Abogado y Registrador de la Propiedad. Ha sido asesor jurídico de los Grupos Parlamentarios del Congreso y del Senado del Partido Popular en los años 1986 a 1992.

Diputado de la Asamblea de Madrid ,1991-1995 y Portavoz de Política Territorial, Urbanismo y Transportes.

Secretario General del Partido Popular de Madrid para el mandato del Congreso periodo 1993-1995.
Teniente Alcalde de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid 1995-2003. Durante su mandato se aprobó el PGOU de Madrid de 1997 y se formalizó la candidatura olímpica Madrid 2012, de la que fue Consejero Delegado hasta el año 2003.

Ha colaborado en diversos medios como ABC, El Independiente, La Estrella Digital, El Mundo y Expansión y en programas de radio. Actualmente participa en La Ventana de Madrid de la Cadena SER.