2023. Un año y una legislatura

2023. Un año y una legislatura

EFEYolanda Díaz y Pedro Sánchez

España es una nación que desde el siglo dieciocho, el siglo de las luces ha desarrollado un proyecto nacional con una reiteración auto destructiva en la que no fructifican los grandes movimientos europeos. La Ilustración, Kant, el nacimiento de Mozart y Beethoven, los descubrimientos en Astronomía, Halley, Herschel, la revolución industrial y tanto otros nombres que protagonizan su tiempo no cristalizaron en España con la misma intensidad que en los principales países de Europa.

En este siglo XXI, superada la epidemia, el retorno a la normalidad se ha visto frustrado por la invasión rusa de Ucrania y la crisis de las fuentes de energía, en un escenario económico de mercados descontrolados por la inflación previa en los precios de las materias primas.

España se inserta en estos retos que afectan a la UE con especial crudeza aportando sus problemas internos. Agenda amplia de un gobierno que ha renunciado a la gobernanza constitucional optando por la ocupación de las instituciones, la soberbia del necio y la demagogia circulante del populismo de la izquierda con la que quiere recuperar sus señas de identidad perdidas.

La hoja de servicios de la legislatura que se agota en el año 2023 tiene como hitos significativos dos declaraciones de inconstitucionalidad de los estados de alarma declarados por Sánchez durante la pandemia y el freno al procedimiento legislativo estimando el amparo, al no respetarse el derecho de los diputados a participar en la elaboración de la modificación de la ley orgánica del TC que el gobierno pretendía colar.

Junto a ello el falseamiento de los datos del paro mediante la computación estadística de los fijos discontinuos. El procedimiento es tan mendaz que, a pesar del crecimiento del número de trabajadores ocupados, no sube el PIB, sino que decrece. Y como reclaman los expertos lo que deben reflejar las estadísticas es el número de horas trabajadas, dato que permite describir la realidad del paro en España.

Si entra en la web del INE comprobará como en el 2013 se refleja una tasa de actividad algo superior al 60 por ciento con un 26 por ciento de paro. Y ahora con una tasa de actividad que no llega al 59 por ciento el paro registrado es del 12,67 por ciento.

En definitiva, el arte de birlibirloque como consecuencia de la reforma laboral de Yolanda Díaz.

Junto a ello se ha producido el incremento en estos años de 500.000 empleados en el sector público. Un ejemplo de cómo funciona el sistema de clientelismo que cultivan PSOE y Podemos en su gobierno.

Si sumamos las pensiones contributivas y las no contributivas con los tres millones quinientos mil empleados públicos, tenemos a 14 millones de españoles cuyos ingresos dependen del Estado. Y si lo comparamos con las declaraciones positivas en el IRPF 6.020.601, resulta que el 30 por ciento de la población ocupada, trabajadores cualificados en la economía privada de bienes y servicios, sostiene los ingresos públicos.

En el documento del Banco de España, El gasto público en España desde una perspectiva europea 2022 que desglosa el gasto por funciones, se dice: Es decir, la estructura del gasto publico en España estaría sesgada, respecto al promedio de la UE-15, hacia partidas vinculadas a la protección social. En particular, el porcentaje de gasto destinado a partidas relacionadas con la protección social alcanza el 41,3% en España y el 40,7 % en la UE-15, mientras que en el caso de la inversión publica y las transferencias de capital estas cifras se sitúan en el 6,7% en España y en el 8,5% en la UE-15.

La resistencia de la economía española en 2023 se va a poner a prueba. La inflación que se pronosticaba transitoria no desaparecerá con un pase de magia. Y la convicción actual de la Reserva Federal y del BCE es continuar con la subida de tipos de interés y reducción de su balance.

A ello se añade un modelo de transición a las fuentes de energía sostenibles que no cumplirá el calendario previsto a término en el año 2030, exigirá fuertes inversiones y subvenciones y por ahora carece de una fuente sustitutiva de los combustibles sólidos.

El gobierno por último no ha hecho sino estimular las posiciones secesionistas aupándoles a ser protagonistas de las políticas de Estado.

La letra de la canción de Mecano es la música de fondo que en La Moncloa en la previa de los Consejos de ministros:

Sombra aquí, sombra allá/Maquíllate, maquíllate/Un espejo de cristal. Y mírate y mírate.

Sobre el autor de esta publicación

Ignacio del Río

Nacido en Madrid, el 4 de marzo de 1956.

Abogado y Registrador de la Propiedad. Ha sido asesor jurídico de los Grupos Parlamentarios del Congreso y del Senado del Partido Popular en los años 1986 a 1992.

Diputado de la Asamblea de Madrid ,1991-1995 y Portavoz de Política Territorial, Urbanismo y Transportes.

Secretario General del Partido Popular de Madrid para el mandato del Congreso periodo 1993-1995.
Teniente Alcalde de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid 1995-2003. Durante su mandato se aprobó el PGOU de Madrid de 1997 y se formalizó la candidatura olímpica Madrid 2012, de la que fue Consejero Delegado hasta el año 2003.

Ha colaborado en diversos medios como ABC, El Independiente, La Estrella Digital, El Mundo y Expansión y en programas de radio. Actualmente participa en La Ventana de Madrid de la Cadena SER.