‘Sísifo Sánchez’ vuelve a subir la piedra

EUROPA PRESSPedro Sánchez interviene durante una sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso

Cuando parecía que había llegado a la cumbre de la renovación del Poder Judicial después de una larga y tortuosa escalada y empujando la pesada piedra del PP de Feijóo, un tropiezo en los metros finales, a propósito del delito de Sedición, le impidió a Sánchez alcanzar la cumbre. Y, como en el mito de Sísifo, la pesada piedra del Poder Judicial rodó hasta los pies de la montaña y el presidente no tiene más remedio que volver a empezar.

Aunque previamente con una carga más liviana y dejando atrás lo del Poder Judicial sobre el que Sánchez está meditando un golpe de mano (es capaz). Estamos hablado de la que sería una temeraria decisión para cambiar en su favor los porcentajes de votos del Congreso y Senado que se necesitan para nombrar Consejeros del CGPJ. Los que en la actualidad son 210 diputados (tres quintos del Congreso) y 159 senadores (tres quintos del Senado), con la intención Sánchez de rebajar los porcentajes a nivel de mayorías ‘absolutas’ de 176 diputados y 133 senadores.

Lo que muy probablemente sería inconstitucional porque en la Carta Magna se mencionan los ‘tres quintos’ en las votaciones de las Cámaras, partiendo del reparto inicial que se acordó en la Constitución para la elección de los 20 Consejeros del CGPJ. Lo que Sánchez aún podría intentar burlar, a pesar de la oposición de la UE, con el argumento de que el PP ha roto la negociación cuando estaba acabada.

Sin embargo, y a pesar del tropiezo en la cumbre de su ‘montaña de poder’, a Sánchez aún le quedan otras tareas por concluir y por cerrar antes de final de año. Empezando por los PGE de 2023 donde ahora no se esperan más chantajes de los nacionalistas ni de Podemos, porque ERC depende del PSC-PSOE para sus propias cuentas públicas y la estabilidad del Gobierno catalán de Aragonés y UP no se atreverá a romper el Gobierno.

También están: la Ley Trans y la Ley de Vivienda, donde hay discrepancias respectivas entre las feministas del PSOE y las ministras de UP, y sobre los ‘okupas’ y los alquileres. Como pendiente está la composición definitiva del Tribunal Constitucional que aún podría acordar el CGPJ tras la dimisión de Lesmes. Y, finalmente, la pretendida reforma del delito de Sedición. Lo que en caso de culminarse en beneficio de los golpistas de ERC le daría la razón a Feijóo en su decisión de romper las negociaciones sobre el Poder Judicial.

Un ‘broche de oro’ con el que Sánchez quiso, y no pudo, cerrar el curso político de 2022, donde el PSOE sufrió dos severas derrotas en Andalucía y Castilla y León, y antes de iniciar el año electoral de 2023. Pero que tendrá una notable buena cuenta política de resultados si Sánchez, que ya tiene en vigor las leyes La Ley de Memoria Histórica y de Igualdad, cierra las otras dos leyes de Vivienda y Trans (además de la Eutanasia aprobada en 2021). Y si consigue los PGE, renueva el TC e incluso logra reformar el citado delito de Sedición, lo que dejaría a Sánchez satisfecho, aunque no queda mucho tiempo para llevar a cabo esta reforma antes de fin de año. Ni puede que le convenga hacerla antes de los comicios locales y regionales.

Por lo que esta cuestión podría quedar relegada hasta primeros meses de 2024 si Sánchez supera las citas de elecciones municipales y autonómicas de mayo y generales de diciembre.

Un intenso calendario electoral que estará marcado por los problemas de la economía y su impacto social con la dura inflación, la posible llegada de la recesión, las altas hipotecas y por los precios del gas y la electricidad ante este invierno que, afortunadamente, parece retrasarse. Obstáculos todos estos que Sánchez espera superar antes de las elecciones de diciembre de 2023, mientras disfruta de la presidencia rotatoria de la UE.

Sobre el autor de esta publicación

Pablo Sebastián

Pablo Sebastián, actual Editor y fundador del diario digital Republica.com, ha sido el primer periodista en fundar un diario exclusivamente digital de habla hispana en España y America, al iniciar esta su etapa profesional y digital en el año 1997 con EstrellaDigital.es, hace ya 25 años.

Pablo Sebastián, nacido en Córdoba en 1947, es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra y desarrolló una amplia carrera profesional en la que trabajó en todos los diarios impresos de la Transición: ABC, Diario 16, El Pais, El Mundo y El Independiente que fundó y dirigió.

Asimismo fue delegado del Periódico de Cataluña en Madrid, director de Interviú, subdirector de Tiempo, y corresponsal de EFE, ABC y Cambio 16 en Bruselas. Y más adelante corresponsal de TVE en Paris, después de haber dirigido uno de los telediarios (TD3) de la primera cadena de TVE y haber colaborado en radio con RNE, COPE y Onda Cero.

Pablo Sebastián fue vicepresidente de la APE, Asociación de Periodistas Europeos, y luego secretario general y fundador de la AEPI, Asociación de Periodistas y Escritores Independientes. Tiene en su haber el ‘Premio del Periodismo Europeo, el Premio del Movimiento Europeo, el Premio Luca de Tena, así como el Premio a la Libertad de Expresión. Durante la Transición y en la oposición al franquismo fue representante, durante su estancia en Bruselas, de la Junta Democrática de España ante la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.