El Madrid necesita cantera

El Madrid necesita cantera

EFEATHLETIC DE BILBAO - REAL MADRID

El madridismo se siente feliz porque finalmente ha descubierto a Ceballos. Tras dos grandes actuaciones, en el Bernabéu han llegado a la conclusión de que fue acertado que no saliera del club aunque tenía la papeleta de vendible y que el Betis anduvo tras él. En el Madrid han comenzado a pensar que los jóvenes y el uso adecuado de la cantera pueden ser dos grandes negocios. Desde el puto de vista deportivo e incluso económico.

En los últimos años en la Casa Blanca se ha presumido de grandes fichajes y mucho menos del ascenso de jugadores de la cantera. Cualquier madridista con cierta edad puede recordar que la famosa “Quinta” en la que Michel y Martín Vázquez eran los grandes artistas del equipo habían salido de la cantera como Butragueño y Manolito Sanchis. El Madrid presumió de aquel equipo hasta que recibió la paliza del Milán de Van Basten y compañía. Desde entonces se desconfió del producto local y ahora es muy difícil hallar sitio para futbolistas que surgen del Castilla o son fichados por su porvenir.

En el Barça siguen presumiendo de las bondades de La Masía y desde Madrid se argumenta en contra por el hecho de que con esa política en las campañas recientes no han catado los grandes títulos. Para los culés en los momentos de incertidumbre se puede llegar al consuelo de que en un grupo de once, hace muy poco, había siete jugadores de cantera. En el Madrid es muy difícil tomar posiciones en la titularidad. Sobre todo, porque desde el primer momento se exige imagen de futura gran estrella. La prueba está en que jugadores que serían titulares en cualquier club importante, como Ceballos y Asensio, son gente de reserva en el banquillo del Bernabéu. Ambos conservan plaza en la plantilla porque no llegaron ofertas importantes. Los dos habrían partido sin que sus ausencias se notaran. Otra cosa habría sido su triunfo en otros lares.

Es casi un hecho singular que Nacho permanezca en la casa y siga sirviendo para rotos y descosidos que es para lo que se le utiliza. Y lo peor, encima está el fracaso de algunos fichajes de galácticos que no han dado el rendimiento debido. Ahí está Hazard, que ha costado más de lo que se invierte en cantera en varios años.

Posdata. Vinicius no se aviene a normas de las que quiere presumir el Madrid. Afortunadamente, le han puesto dos vigilantes consejeros: Ancelotti y Benzema. En el club se han percatado de que buscando ruidos innecesarios es menos brillante y efectivo que cuando se limita a jugar. Los entradas de los defensas no son siempre justificación para ciertas actitudes. Hacerse respetar no es discutir lo suyo y lo de los demás. El colmo es que incluso llega a debatir con el entrenador contrario.

Sobre el autor de esta publicación

Julián García Candau

Nació en Vila-real (Castelló). Periodista.

Fue jefe de Deportes de “Ya”. Jefe de Deportes, Redactor Jefe y cronista parlamentario de “El País”. Director de Deportes de Televisión Española. Director de Deportes de la Agencia EFE. Director del diario “AS”. En la actualidad es colaborador de “Levante”.

Libros: “Santana”, “El fútbol sin ley”, “Historia de los Mundiales”, “Madrid-Barça- Historia de un desamor”, “La moral del Alcoyano”, “Bernabéu, el presidente”, “Celos, amor y muerte. Tragedias y pasiones del toreo” y “El deporte en la Guerra Civil”. Este libro el 26 de abril de 2008, el Premio de la Crítica en Valencia.

Ha colaborado en la Enciclopedia Espasa y en varios libros de diversos autores, entre ellos, “Historia de los espectáculos en España” y “Periodismo especializado”. En la actualidad es el único periodista en activo que informó de la victoria de la selección española de fútbol en la Copa de Europa en 1964. Posteriormente, asistió a las de 1968, 1980 y 2004.

Ha sido cronista de partidos de la selección española de fútbol desde 1963. Es el periodista deportivo que más crónicas ha dedicado al equipo nacional.

Ha sido enviado especial en campeonatos del Mundo de Alemania-74, Argentina-78, España-82, México-86, Italia-90, Estados Unidos-94, Francia-1998 y Alemania 2006.

Ha dirigido cursos de verano en la Universidad Menéndez y Pelayo de Santander y Juan Carlos I en Ronda, sobre cuestiones deportivas.

Ha pronunciado conferencias sobre deportes, olimpismo y lenguaje deportivo en diversas universidades españolas. Formó parte de la Comisión de Prensa del Comité Olímpico Internacional durante cinco años.

En 1975 le otorgaron el Premio Promosport en San Sebastián.

En 1989, recibió el Premio de Periodista del Año de “El Mundo Deportivo” de Barcelona.

En 1992 le fue concedido el premio Víctor de la Serna de la Asociación de la Prensa de Madrid. Es el único periodista deportivo que lo posee.

En 2006, le fue otorgada la medalla de plata el Mérito Deportivo. También fue distinguido con la Medalla del Barón de Coubertin que concede el Comité Olímpico Internacional.