El electorado no se mueve, salvo el derrumbe de Ciudadanos

El electorado no se mueve, salvo el derrumbe de Ciudadanos

EFEEl Congreso aprueba los Presupuestos por una amplia mayoría de 187 votos

Desde que los españoles fueron a las urnas (2019,generales y 2018 municipales) se han sucedido suficiente novedades y convulsiones como para alterar las intenciones de voto de buena parte del electorado. Por ejemplo el despido de tres de los cuatro candidatos principales (Rivera, Iglesias y Casado) que dejan a Pedro Sánchez como resistente.

Lo largo de estos años solo hay un partido abrasado, Ciudadanos que de aspirar a más que bisagra se ha convertido en algo residual abocado a la irrelevancia y desaparición. Los demás partidos han padecido los rigores del tiempo y sus coyunturas pero resisten maltrechos con intención de voto sostenida.

Es evidente el aumento de votantes en favor del Partido Popular que encabeza Feijóo, pero se trata del resultado de la descomposición de Ciudadanos. Apenas suma los votos del partido naranja y aunque del análisis detallado de las encuestas se aprecia que votantes socialistas tibios pueden transitar hacia el PP no se puede concluir que la mejora del PP vaya a ser suficiente para llegar a la Moncloa.

Hay datos para estimar que hubo un “efecto Feijóo” tras el traumático relevo del pasado mes de abril, pero no se ha consolidado ni mejorado después del verano. El veterano político gallego protagoniza un aterrizaje en la política nacional más complicado de lo que sus partidarios imaginaban. Las exigencias madrileñas, la política nacional, impone listones que Feijóo no acaba de superar.

Los nuevos partidos, tanto Vox como el conglomerado de Podemos+PCE+ otros padecen tensiones internas evidentes, excesos verbales y personalismos conflictivos... pero sus bases electorales se mueven poco de manera que son socios necesarios de los partidos centrales que saben que tendrán que gobernar con socios incómodos aunque Feijóo insiste en que aspira a ganar con mayoría suficiente. Algo que Sánchez considera que no tiene a su alcance y por eso trata de apuntalar un nuevo Podemos+otros que le garantice la Moncloa.

Con el nuevo año empieza una carrera electoral que puede ser la más sucia, la más dura y la más incierta. De momento los electores se mueven poco pero cuando llegue el día y la hora de votar caben esperar sorpresas poco previsibles en estos días.

Sobre el autor de esta publicación

Fernando González Urbaneja

Nacido en Burgos en 1950, licenciado en Ciencias Políticas y titulado en Periodismo.

Desde 1999 hasta el año 2006 profesor asociado del departamento de Historia Económica en la Universidad Carlos III.

En la actualidad es colaborador habitual de los diarios ABC y otras publicaciones. Desde noviembre de 2003 a diciembre de 2011 preside la Asociación de la Prensa de Madrid y desde abril del 2004 hasta septiembre de 2008 Presidente de la Federación de Periodistas de España (FAPE).

Autor de los libros “Rumasa” (Planeta, 1983); “Banca y poder, la pasión por ser banquero” (Espasa Calpe, 1993); “Ética en la empresa informativa” en “Ética y empresa, visión multidisciplinar”, (Fundación Argentaria-Visor, 1997).

El Gobierno le designó en mayo de 2004 como miembro del comité de expertos para la reforma de los medios de comunicación de titularidad del Estado.

Actualmente es Decano del Departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual Facultad de Ciencias de la Comunicación Universidad Antonio de Nebrija.