De aguas mayores, menores y playeras

Playa

Una ordenanza del Ayuntamiento de Vigo prohíbe hacer aguas menores en las playas del municipio. Nada se dice de las agua mayores, que no son líquidas sino sólidas y, en consecuencia, más aparatosas, resistentes y duraderas. Pero, volviendo al pis o meada, la iniciativa municipal ha suscitado más rechazo que apoyos. Se afirma, con motivo para ello, que la obtención de pruebas para sancionar la infracción será muy difícil. Y se añade que todas las aguas van a morir al mar (como los ríos de Jorge Manrique), que faltan servicios higiénicos y, puestos a prohibir, debían multarse también y con mayor severidad a quienes orinasen en la arena.

Todas las opiniones expuestas son muy razonables, pero quizá no sobrara un especial cuidado para venir ya meados de casa, como los políticos deben venir ya llorados a los actos públicos. Quiero, sin embargo, detenerme en algunos puntos. Aducir la inmensidad del océano, como cantó en su día Campoamor (“grande es en extensión el océano pero más hondo es el corazón humano”), está muy bien para referirse a las playas cantábricas, galaicas y onubenses, pero no todas nuestras costas son iguales en oleajes, mareas y renovación de sus aguas.

Hay en el Mediterráneo numerosas playitas que se asemejan demasiado a las piscinas de los bloques de apartamentos. El agua de hoy es la misma de ayer y de mañana. Y su profundidad es de pocos metros en la franja donde se baña la inmensa mayoría de los candidatos a meones.

No doy nombres para no perjudicar al turismo ni estropear las vacaciones de algunos bañistas, pero es evidente que no todas las playas de España son tan abiertas y de aguas tan cambiantes como las de La Concha de San Sebastián, el Sardinero de Santander y San Lorenzo en Gijón.

Demos, pues, una media cambiada e imaginemos que, siendo inevitable la meada del personal a lo largo del día, en ocasiones desde muy de mañana hasta bien caída la tarde, las aguas menores de origen humano se evacuaran colectivamente a las horas fijas que anunciare un toque de corneta. Los bañistas abandonarían al unísono las sombrillas, las toallas y las cestas de comida para aligerar la vejiga a medio metro del vecino, la misma distancia que les separaba sobre la arena. Un grandioso espectáculo que, seguramente, nos llevaría a esperar un poco antes de regresar al líquido elemento, de composición ahora ligeramente distinta a la que por naturaleza le correspondía.

Sobre el autor de esta publicación

José Luis Manzanares

Nació en 1930. Obtuvo Premio Extraordinario en la Licenciatura de Derecho por la Universidad de Valladolid (1952) y en el Doctorado por la Universidad de Zaragoza (1975).

Ingresó en la Carrera Judicial en 1954 y se jubiló como Magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo el año 2000. Es también Abogado del Estado (jubilado) y Profesor Titular de Derecho Penal (jubilado). Fue Vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial entre los años 1990 y 1996. Desde 1997 es Consejero Permanente de Estado.

Amplió estudios en la Universidad Libre de Berlín Occidental y en el Instituto Max Planck de Friburgo.

Ha pronunciado numerosas conferencias en España, Colombia, Cuba, Alemania e Italia.

Ha publicado más de un centenar de trabajos jurídicos, amén de nueve libros, entre ellos dos Comentarios a los Códigos Penales españoles de 1973 y 1995, habiendo participado en otros diez de carácter colectivo. También ha traducido algunos textos jurídicos del alemán, entre los que destaca la última edición (la 4ª) del Lehrbuch des Strafrechts (Parte General) del Profesor Jescheck. Ha llevado durante años la Sección jurisprudencial del Anuario de Derecho Penal y Ciencias Penales. La misma labor desarrolló en la Revista “Actualidad Penal”, de la que fue Director durante algunos años, desde su primer número hasta su cierre el año 2003. Es también autor de unos comentarios en 2 Tomos al vigente Código Penal tras su reforma por la Ley Orgánica 5/2010, editados por Comares, Granada. Su último libro, publicado el año 2012 por la editorial La Ley, de Madrid, se ocupa de “La responsabilidad patrimonial por el funcionamiento de la Administración de Justicia”.

Ha colaborado en algunos periódicos nacionales, como ABC, Diario 16, La Razón, El Mundo, El País, La Gaceta de los Negocios, La Clave, Epoca y Expansión, y semanalmente, durante muchos años en Estrella Digital. También en la revista alemana “Juristenzeitung” y otras especializadas de México y Argentina.