Bale y Hazard, dos pesos muertos

Bale y Hazard, dos pesos muertos

EFEGareth Bale anuncia su retirada

Gareth Bale ha anunciado en su país la decisión de retirarse. Se va un futbolista de gran clase que en el Madrid no pasó inadvertido porque algunos de sus goles fueron importantísimos. No obstante, dejó estela clarísima de que no le gustaba el fútbol. Bale no fue un profesional en la mayor acepción de la palabra. Humanamente tampoco fue el individuo que se integra en una organización importante como la madridista. Incluso llegó a ser casi cuerpo extraño en el vestuario a pesar de que sus compañeros nunca hicieron sangre con algunas de sus actitudes insufribles. Todos los entrenadores confiaron en él e hicieron declaraciones en las que afirmaron que, esta vez, sí. Nunca llegó a manifestar plenamente ser el futbolista genial que se conocía. Dejó sobre el césped solo pequeñas dosis de su calidad. Lo que nunca aportó al club fue compromiso, actitud colaborativa y, en ocasiones, dejó en el ambiente sensación de que no estaba lesionando, sino que se pretendía pasar por tal porque en su ánimo estaba más quedarse en casa que montarse en el autobús del equipo. A veces, su ausencia futbolística la compensaba físicamente jugando al golf del que los expertos decían que tenía hándicap destacado.

Bale dejó con su marcha un alivio en el club. Técnicamente se puede decir que, por lo que costó y los pocos momentos en que fue decisivo, su contrato no fue un acierto. Al club le queda, ahora, la otra cargada mochila, la de Hazard de quien se confió en que por lo que se le conocía sería hombre importante en el conjunto. Hazard se ha excusado en una lesión de tobillo, aunque junto a ello ha tenido actitud poco entusiasta. Ni siquiera en la selección de Bélgica, en la que se creía firmemente en él, ha terminando justificando las loas de su federación y seleccionador. Ha pasado por el Mundial con mucha pena y ninguna gloria. En el Bernabéu tampoco saben muy bien qué hacer con él. El club no lo puede regalar, pero lo incluiría en las rebajas de enero para quitarse un peso muerto. Hazard no es comparable a Bale. El galés deja mejor memoria.

Posdata. Esta semana toca la Supercopa de España que de nuevo se disputa en Arabia Saudí. La Federación Española se siente satisfecha porque esta extraña combinación deja millones en caja. Como diría Piqué “la pela es la pela”.

Sobre el autor de esta publicación

Julián García Candau

Nació en Vila-real (Castelló). Periodista.

Fue jefe de Deportes de “Ya”. Jefe de Deportes, Redactor Jefe y cronista parlamentario de “El País”. Director de Deportes de Televisión Española. Director de Deportes de la Agencia EFE. Director del diario “AS”. En la actualidad es colaborador de “Levante”.

Libros: “Santana”, “El fútbol sin ley”, “Historia de los Mundiales”, “Madrid-Barça- Historia de un desamor”, “La moral del Alcoyano”, “Bernabéu, el presidente”, “Celos, amor y muerte. Tragedias y pasiones del toreo” y “El deporte en la Guerra Civil”. Este libro el 26 de abril de 2008, el Premio de la Crítica en Valencia.

Ha colaborado en la Enciclopedia Espasa y en varios libros de diversos autores, entre ellos, “Historia de los espectáculos en España” y “Periodismo especializado”. En la actualidad es el único periodista en activo que informó de la victoria de la selección española de fútbol en la Copa de Europa en 1964. Posteriormente, asistió a las de 1968, 1980 y 2004.

Ha sido cronista de partidos de la selección española de fútbol desde 1963. Es el periodista deportivo que más crónicas ha dedicado al equipo nacional.

Ha sido enviado especial en campeonatos del Mundo de Alemania-74, Argentina-78, España-82, México-86, Italia-90, Estados Unidos-94, Francia-1998 y Alemania 2006.

Ha dirigido cursos de verano en la Universidad Menéndez y Pelayo de Santander y Juan Carlos I en Ronda, sobre cuestiones deportivas.

Ha pronunciado conferencias sobre deportes, olimpismo y lenguaje deportivo en diversas universidades españolas. Formó parte de la Comisión de Prensa del Comité Olímpico Internacional durante cinco años.

En 1975 le otorgaron el Premio Promosport en San Sebastián.

En 1989, recibió el Premio de Periodista del Año de “El Mundo Deportivo” de Barcelona.

En 1992 le fue concedido el premio Víctor de la Serna de la Asociación de la Prensa de Madrid. Es el único periodista deportivo que lo posee.

En 2006, le fue otorgada la medalla de plata el Mérito Deportivo. También fue distinguido con la Medalla del Barón de Coubertin que concede el Comité Olímpico Internacional.