Ascensión y frenazo de los autócratas

Ascensión y frenazo de los autócratas

EFESánchez avanza "cuantas medidas sean precisas" ante el bloqueo judicial

La prensa anglosajona, haciendo resúmenes de la vida política en diversos países, deduce que en el año 2022 la democracia se ha encogido y que los dirigentes que continúan socavándola siguen haciendo barrabasadas.

Entre estos dirigentes se menciona a Trump, bestia negra de los medios de información progresistas de Estados Unidos y de buena parte de los de Canadá y Gran Bretaña que temen que sea de nuevo el candidato republicano, a Putin, al húngaro Urban, al chino Xi Linping, al filipino Duterte, al saudita Mohamed bin Salman, al turco Erdogan y al brasileño Bolsonaro.

Sin embargo, el comentarista del Financial TimesGideon Rachman que ha escrito un interesante libro sobre el ascenso de estos autócratas o políticos autoritarios se atreve a decir que la tendencia puede estar a punto de agotarse. Los autoritarios habrían tocado techo.

La afirmación es discutible. Es cierto, como señala el propio comentarista, que Johnson ha salido de la escena, que Duterte ha hecho mutis, que Bolsonaro también se ha apagado, que el chino Xi Linping tiene dificultades económicas y sanitarias y que los ayatolás, con su inhumana represión de los manifestantes, violencia que la izquierda española tan feminista ha preferido ignorar, ven agrietarse un tanto el suelo bajo sus pies. Se puede añadir que Putin, amordazador de la opinión pública y probado represor, ha metido la pata ciegamente en Ucrania.

Sin embargo, si creemos que el vaso está medio vacío habremos de admitir que también puede estar medio lleno. De un lado, han cesado varios autócratas, pero han surgido otros nuevos, desde Netanyahu hasta el mejicano Amlo al que encanta su papel de bocazas, insultando por ejemplo gratuitamente a las empresas españolas, y que hace amagos de socavar las elecciones. De otro, no sabemos lo que va a ocurrir con Trump. Las encuestas americanas ya muestran claramente que el también republicano de Santis cuenta con un índice de aceptación bastante más alto que el antiguo presidente. Es dudoso, no obstante, que la base republicana lo prefiera hoy por hoy a Trump en unas primarias. Por último, un escéptico podría afirmar que los ayatolás sufren serios problemas con su cruel medieval represión, que Putin podría estar arrepentido de su agresión a Ucrania, que el chino puede considerar que quizás se equivocó con su política de confinamiento que ha creado gran descontento, que Erdogan ve asimismo crecer los rumores de hastío, ¿ pero se aproxima el fin de alguno de ellos? Es más que dudoso.

Más cerca de nosotros, Sánchez ha multiplicado sus gestos autoritarios que quebrantan el orden constitucional. Lo de estos días era inconcebible. Ya se asemeja más Urban que a Macron, Costa o al alemán Scholz. ¿Dirá Bruselas algo si Don Pedro sigue con la política de mordiscos constitucionales?. En mi opinión dirá poco mientras nuestro presidente continúe dando los bocados paso a paso y envolviéndolo en paralenguaje resiliente, transversal, feminista y tópico. Confiar demasiado en la Unión europea a la hora de frenar al descarriado me temo que sea demasiado optimista.

Sobre el autor de esta publicación

Inocencio Arias

Andaluz, es un veterano diplomático con más de cuarenta años en la profesión y que ha ocupado cargos importantes en el Ministerio de Exteriores con los tres gobiernos anteriores de la democracia.

Ha sido, curiosamente, Portavoz Oficial del Ministerio con la UCD, el PSOE y el PP amén de Secretario de Estado de Cooperación (segundo cargo del Ministerio) con el PSOE de F. Gonzalez y Embajador en la Onu con el PP de Aznar, etc.

Fue durante dos años Director General del Real Madrid. Ha sido profesor en la Complutense y en la Carlos III.

Ha colaborado profusamente en varias publicaciones, radio… y publicado tres libros: “Tres mitos del Real Madrid”( Plaza y Janés), ”Confesiones de un diplomático”(Planeta) y recientemente con Eva Celada “La trastienda de la diplomacia” (Plaza Janés) que ha agotado en poco tiempo tres ediciones.

Es seguidor del Real Madrid y forofo de Chejov, Mozart y Di Stéfano.