AS BESTAS

Luis Zahera

EFEXXXVII edición de los Premios Goya

Si a estas alturas de la película, usted, lector o lectora de estas líneas, no ha ido al cine a ver “AS BESTAS”, no ha visto el buen cine que puede llegar a ser el cine español.

Una obra maestra que se escribe ya con mayúsculas es: AS BESTAS.

Hay otras “bestas”, que se escriben con minúsculas.

En Galicia, se llama “besta”, o al menos así la he oído yo llamar en la aldea donde vivo, al caballo o la yegua que ayuda en las labores del campo cuando se van a sembrar las patatas y, sobre el verdor de las leiras, aparece la oscuridad de una tierra hecha con el humus de los siglos.

En el DIGALEGO, Dicionario de galego, de la Xunta de Galicia, se define así, besta:

1 f Animal, principalmente para a carga ou transporte.

2 f Femia do cabalo

3 f Persoa de poucos coñecementos e que manifesta excesivamente a súa

forza bruta.

“As Bestas” son, en Sabucedo, los caballos salvajes que se rapan cortándoles las crines el primer fin de semana de julio y cuyas escenas de la fiesta de la “Rapa das Bestas de Sabucedo”, de origen ancestral, aparecen en la película AS BESTAS.

A Sabucedo, se refirió Rodrigo Sorogoyen, en el discurso de aceptación del Goya a mejor director por esta obra maestra del cine español que ha recibido 9 Goyas.

Me emocioné al escucharle.

E imagino que, conmigo, miles de personas que, en Galicia, estamos viviendo hoy una situación muy parecida.

Transcribo aquí lo que dijo en directo Rodrigo Sorogoyen delante de Alberto Núñez Feijoo, quien estaba entre el público:

“Los caballos salvajes que aparecen en la película, han vivido durante siglos en libertad. Son de los montes de Sabucedo, en Galicia. Y la gente de Sabucedo nos ha enseñado, bueno, a amar la fauna y la flora, los animales, de una manera que yo no había visto nunca. Pues en esa zona están proyectando cuatro parques eólicos gigantescos, la verdad, que son un perjuicio para la fauna y la flora irreparable. Entonces, nada, todo mi apoyo al pueblo de Sabucedo por su defensa de los caballos y de sus montes (aplausos del público) gracias. Va a quedar fatal, porque solo tenía que decir: Energía eólica sí, pero no así. Muchas gracias.”

Imagino que el señor Núñez Feijóo también aplaudió.

Señor Núñez Feijóo: ¿Puede usted hacer algo por los caballos de Sabucedo?

¿Puede usted hacer algo por las personas que están defendiendo en Galicia sus montes?

Yo, esta mañana, fui al pleno de Aranga para que los Montes do Gato sean riqueza para el Rural con un Parque Natural y no cinco, también gigantescos, parques eólicos.

El alcalde ha dicho que va a escuchar y a reflexionar.

¿Qué va a votar su partido cuando la misma petición de Parque Natural Montes do Gato, le recuerdo, Zona Núcleo y Zona Tampón de una Reserva de Biosfera, vaya al Parlamento de Galicia?

¿Qué va a hacer su partido y usted por las personas de Sabucedo y de Oza-Cesuras y de tantos y tantos municipios de Galicia cuyos habitantes están clamando por la defensa de sus montes y su bienestar y su salud y su modo de vida en el Rural?

As bestas, no son los caballos.

As bestas son quienes firman Declaraciones de Impacto Ambiental como churros, con una diferencia: los churros están bien hechos.

As bestas son quienes no respetan la Ley del patrimonio natural y de la biodiversidad de Galicia.

As bestas son quienes tienen en sus manos la fragilidad de los bienes arqueológicos y no los protegen como debieran.

As bestas son los políticos y las políticas que ni atienden ni escuchan a las personas porque sólo atienden y escuchan a las empresas y a los “propietarios” que ni siquiera están empadronados en el municipio.

As bestas son los alcaldes cobardes.

As bestas son los responsables de una Reserva de Biosfera del Programa MaB de la UNESCO que no trabajan ni para la conservación de la Biodiversidad, ni para la investigación, ni para el desarrollo sostenible de las poblaciones locales, y aún así, nadie los echa, porque “as bestas” se protegen entre ellas.

Vayan al cine a ver AS BESTAS.

Lo menos salvaje, son los caballos.

Sobre el autor de esta publicación

Mónica Fernández-Aceytuno

Nace el 4 de mayo de 1961 en Villa Cisneros (Sáhara Español).

Licenciada en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid se dedica desde 1991 a la divulgación de la Naturaleza en la prensa por lo que obtiene en el año 2003 el Premio Nacional de Medio Ambiente “Félix Rodríguez de la Fuente de Conservación de la Naturaleza” por su labor de difusión, y en el año 2007 el Premio Literario Jaime de Foxá.

El dos de octubre de 2008, se le entrega la Medalla de Honor del Colegio de Ingenieros de Montes al Mérito Profesional por su actividad en la prensa y en Internet.

Es columnista de ABC desde 1997, y colabora asiduamente en el suplemento NATURAL de ABC.

En 2007 funda el portal de la Naturaleza www.aceytuno.com, del cual es editora.