El cornudovirus

Está ahí, latente, pero no dormido. Todo lo contrario, se alimenta a diario con los nutrientes que recibe de un ejército bien pertrechado en los aproches del campo de minas que siembran a diario los “lobbys” animalistas subvencionados y protegidos y, en el caso de España, favorecido en su plácido letargo por el absentismo interesado […]