La tarde del miedo

La corrida de El Pilar fue un corridón. Este podría ser el término correcto para calificar el festejo de ayer en Madrid: corridón. Bien entendido que, en esta ocasión, el aumentativo no quiere indicar magnificencia, pero tampoco ruindad, sino una extraña simbiosis de ambos sustantivos abstractos que se soporta sobre la realidad visual de la […]