Fogoso, pero no tanto

Fogoso era largo de cuerpo, patialto, astifino, badanudo, musculado y rabilargo. Con estos datos morfológicos, el toro de La Quinta no presentaba los perfiles identificados con el corte clásico de los santacolomas tradicionales, que eran justito lo contrario: recogidos de cuerpo, corniapretados, degollados de papada y finos de cabos. Pero el hierro no miente: La […]