Carta abierta a don Pablo Fernández Vila, director xeral de Planificación Enerxética e Recursos Naturais de la Xunta de Galicia

Montes do Gato

Charge.orgPetición Parque Natural Montes do Gato

Sólo tengo mi nombre.

Y mi escritura.

Y, en mi nombre, y con estas palabras, le escribo.

Enhorabuena.

Le deseo, sinceramente, que le vaya a usted muy bien en su flamante cargo de director xeral de Planificación Enerxética e Recursos Naturais porque está en sus manos y en su firma que la transición energética en Galicia no sólo sea justa, sino limpia, alejada del lodazal en el que, presuntamente, se han convertido las concesiones que facilitan la implantación de las energías renovables en algunas comunidades autónomas.

Por la presente, le solicito que me reciba.

Le adelanto el asunto a tratar: La retirada del ADE (Área de Desarrollo Eólico) que se trazó sobre la Necrópolis Megalítica de los Montes do Gato mientras se echaban encima de los túmulos funerarios del Neolítico toneladas de basura.

No se lo creerá, pero es cierto.

De no haberlo visto yo hace veinte años con mis propios ojos, tampoco lo creería.

Toneladas y toneladas de basura sobre los yacimientos arqueológicos de una Necrópolis Megalítica.

Afortunadamente, se impuso la sensatez a la burrez y el basurero fue sellado.

Pero quedó el ADE, y la noticia del proyecto de instalar aerogeneradores encima de la Necrópolis del Monte do Gato dio, cuatro lustros después, por escandalosa, la vuelta al mundo (“Aerogeneradores sobre una necrópolis megalítica” El País, Domingo 7 de febrero de 2021).

Al poco tiempo descubrí, y notifiqué, que también se había obviado, al menos en un Estudio de Impacto Ambiental del proyecto presentado y admitido a trámite, un Bien de Interés Cultural de la máxima protección jurídica inscrito en el Registro de Bienes de Interés Cultural del Ministerio de Cultura del Gobierno de España con código definitivo como Monumento Bien Inmueble en el Monte do Gato, por lo cual ya se ha emitido una valoración como “un proyecto potencialmente dañino pero que todavía no se ha ejecutado” cuya fuente me reservo por respeto.

A día de hoy, al no haber comenzado la excavación arqueológica, no hay todavía evidencias científicas que puedan descartar cualquier localización del BIC Torre o Castillo de Teodomiro (año 551) en la entidad menor que figura en el Registro de Bienes Inmuebles: Monte do Gato.

Hace sólo unas semanas averiguamos también que tampoco se había informado al órgano competente de la existencia de los muros de piedra seca singularmente abundantes por los Montes do Gato y que están protegidos por la UNESCO por el valor cultural inmaterial de su técnica.

Cabe recordar que:

“Cuando las actuaciones a realizar afecten a bienes materiales inmuebles protegidos por su valor cultural y a sus entornos de protección y áreas de amortiguamiento, debe obtenerse con carácter previo la autorización o informe favorable de la administración competente en materia de patrimonio cultural. Igualmente, en caso de que las intervenciones afecten a bienes inmateriales protegidos por su valor cultural, se debe informar a la administración competente en materia de patrimonio cultural.”

PARQUES EÓLICOS

XUNTA DE GALICIA

Secretaría General Técnica de la Vicepresidencia segunda y Consellería de Economía, Empresa e Innovación

AÑO DE EDICIÓN

2021

En mis alegaciones al Parque Eólico Felga escribí:

“Suban hasta aquí.

Observen la belleza de estos valles, la marisma, la ría de Betanzos y, al fondo, el océano Atlántico.

Se divisan incluso las bateas de Lorbé.

Suban hasta aquí.”

Después supe que el Monte do Gato es la atalaya natural de entrada al Territorio de Nendos, un Territorio Histórico que es todavía hoy, y desde el siglo XII, arcedianazgo de la diócesis de Santiago de Compostela, documentado en el monasterio de Sobrado dos Monxes con el nombre de “territorio Nemitos” en el año 842.

Suban hasta aquí.

Lamento que el expresidente de la Xunta de Galicia, don Alberto Núñez Feijoo, se haya tenido que ir sin venir, pero al menos debo agradecerle que, unas semanas antes, y por DELEGACIÓN expresa suya, nos recibiera la dirección de la Agencia Gallega de la Industria Forestal (XERA) para elaborar unas credenciales que nos permitan presentar al Gobierno de España el Parador de Madera Montes do Gato con Pino de Galicia, una iniciativa para la mitigación del cambio climático en una Comarca que es de profunda tradición maderera.

Nuestra iniciativa alrededor de una gestión forestal sostenible para los Montes do Gato en el que todos los usos tradicionales estén contemplados, está apoyada por más de treinta y seis mil (36.000) personas que han firmado ya, entre vecinos y simpatizantes de esta causa de protección del Patrimonio Cultural y Natural de los Montes do Gato, para que se inicie el Procedimiento de declaración de estos montes como Parque Natural por su Paisaje, su Biodiversidad y su Patrimonio Cultural.

Como bien sabrá, no se declara en Galicia un espacio protegido como Parque Natural desde hace veinte años.

El Parque Natural Montes do Gato sería además el primero en la historia de esta comunidad en declararse por iniciativa popular.

El concepto de Sostenibilidad no gira sólo alrededor del Medio Ambiente, sino de las Personas, de las presentes y de las futuras, y en particular de la población local.

En los Montes do Gato no se plantan máquinas, sino árboles.

Tiene la población local un proyecto original NDC (Contribución Determinada Nacional) que presentar alrededor de la edificación en madera para la mitigación del cambio climático.

Y tenemos un propósito: salvaguardar la integridad de la Necrópolis Megalítica de los Montes do Gato, con su Patrimonio Cultural y su Patrimonio Natural para las generaciones futuras, sin basura, ni orgánica ni industrial, entre medias de los yacimientos prehistóricos.

Me ha llamado la atención la eficaz gestión que llevó usted a cabo como director provisional de la residencia para la tercera edad Nuestra Señora de Fátima, en O Barco, con la pandemia de la Covid y por la cual salió en la Prensa (La Región, Valdeorras, 28 de abril de 2020).

Se enfrenta ahora quizás a un mal endémico en España aún peor.

Le deseo mucha suerte.

Como ya hice con su antecesora en el cargo, quien, no se me olvida, me recibió en sede oficial con extremada amabilidad, le solicito que estudie la reorientación de las diez mil hectáreas del ADE GATO hacia un Parque Natural de exclusión eólica que inadmita los seis proyectos industriales presentados ya que su ejecución supondría dinamitar los Montes do Gato y, por lo tanto, provocar su destrucción irreversible, al tratarse de un macizo granítico.

El basurero, se selló.

Pero el ADE sigue vigente.

Estamos a tiempo de acogernos al principio de precaución.

Le ruego que, un cuarto de siglo después, subsane el error de trazar un Área de Desarrollo Eólico sobre una Necrópolis Megalítica.

Muy agradecida por leer lo que he escrito.

Atentamente,

Mónica Fernández-Aceytuno

Premio Nacional de Medio Ambiente

Medalla de Honor del Colegio Oficial de Ingenieros de Montes

Colegiada nº 10.992-X en el Colexio Oficial de Biólogos de Galicia

Sobre el autor de esta publicación