El territorio de Nendos

Me pregunto si los que trazaron la poligonal del ADE (Área de Desarrollo Eólico) Monte do Gato sabían que lo estaban haciendo sobre el territorio de Nendos.

La primera evidencia clara de la existencia de este territorio que conformó y conforma una organización espacial gallega y que desde el siglo XII y hasta hoy es un arcedianazgo de la diócesis de Santiago de Compostela, la encontramos en el monasterio de Sobrado de los Monjes, en un documento del Tumbo 1 datado en el año 842 (Loscertales de García de Valdeavellanos 1976, I, doc. 34) donde aparece citado como “territorio Nemitos”.

Esta es la primera vez que con toda seguridad se sabe de la existencia de este singular territorio, “pero es muy probable que existiera como unidad socioespacial desde mucho antes, posiblemente desde finales de la Edad de Hierro” (José Carlos Sánchez Pardo 2008, Territorio y poblamiento en Galicia entre la Antigüedad y la Plena Edad Media).

Es en esta magnífica tesis doctoral de Sánchez Pardo, cuya lectura recomiendo no sólo por la sabiduría que encierra sino porque a mí me ha dado muchas alegrías, donde he leído que el nombre de “Nendos” proviene de la voz celta “Nemeth” que significa “bosque sagrado o santuario donde se practicaba el culto a las piedras, fuentes y árboles” (Cabeza Quiles 1992, p.310-311; Cabanas López; Casal Quintás 1999 p. 5-15).

Si yo tuviera que definir los límites de este territorio de Nendos diría, y creo no equivocarme, que es todo lo que se divisa desde los Montes do Gato, y en concreto, desde el cruce de caminos llamado la Cruz do Campo Xaneiro, para  desembocar la mirada con el agua de sus ríos Mero, Mendo y Mandeo hasta tocar el océano.

Desde allí se contemplan sus fértiles valles, con las rías de Betanzos, Ares y Ferrol al fondo y a la vez todo ese mosaico que se ha tejido con el paso sigiloso de los siglos por el territorio de Nendos: castros, puentes, villas, calzadas, castillos, entidades eclesiásticas, indicadores de época romana, necrópolis megalíticas, necrópolis altomedievales, etc., etc., etc.

De toda Galicia, esta es una de las zonas que está y estuvo más densamente poblada a lo largo de la historia de manera continua.

Cabe preguntarse por qué.

Y para responder, no tengo más que alzar la vista, y admirar la belleza de este lugar, con unos bosques relictos a los que todavía podemos llamar “fragas” por esos robles, pinos y salgueiros, incluso todavía abedules, entre las retamas, los brezos y tojos. No tengo más que salir ahora afuera y apreciar el aire tropical que tiene el territorio de Nendos, de clima húmedo pero templado y en ocasiones caliente, bajo la influencia del anticiclón de las Azores.

Si a ello le añadimos la abundancia de agua corriendo por sus valles, la suavidad de sus laderas, la cercanía del océano, la fertilidad de su tierra, no resulta extraño que de manera continua hayan poblado el territorio de Nendos las civilizaciones a lo largo de más de veinte siglos.

Ni que a cada rato aparezca un yacimiento tumular, un petroglifo, una estela funeraria, un trozo de cerámica campaniforme, un ara, un torques de oro, un castro, una vía romana, un sarcófago de los suevos o una fortaleza tardoantigua.

El territorio de Nendos es un territorio histórico que aún hoy está escribiendo su historia.

Creo que lo mínimo que se debería exigir a cualquier actuación sobre cualquier territorio, es un conocimiento del territorio sobre el que se quiere actuar.

En el proyecto de Megaparque de los cuarenta Macroeólicos Monte do Gato ni se nombra el territorio de Nendos en ninguna de las miles de páginas de sus Estudios de Impacto Ambiental.

Y me temo que cabe esperar lo mismo cuando aparezcan los proyectos de sus líneas de evacuación LAT, Líneas de Alta Tensión cuyas torres gigantes mallarán los valles y los montes y los campos y los bosques del territorio de Nendos.

No existe para estos proyectos este territorio de Nendos, aunque exista probablemente desde la prehistoria y sea, todavía hoy, y desde el siglo XII, un arcedianazgo de la diócesis de Santiago de Compostela.

Se obvia.

Presuponiendo otra vez la buena fe de que no hubo ocultación deliberada, cuanto menos estamos ante una ignorancia del territorio que se quiere transformar en suelo industrial, al no consignar que el territorio de actuación es el histórico territorio de Nendos.

Lo más valioso que tiene una piedra es la mano humana.

Aquí, además, se consideran sagradas a las piedras.

Esto es Nemeth.

Dejen en paz sus valles, sus campos, sus villas, sus fuentes, sus castillos, sus necrópolis, sus ríos, sus pastos, sus piedras.

Sus pobladores.

Larga vida al territorio de Nendos.