Carta abierta a doña Ángeles Vázquez Mejuto, conselleira de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda de la Xunta de Galicia

A la espera de tener la oportunidad de que podamos conversar algún día, le escribo, con todo mi respeto hacia su persona y la Autoridad que representa, esta carta abierta:

Oza-Cesuras, a 12 de abril de 2021

Estimada Conselleira:

La Biodiversidad ya no es la hermana pobre del Cambio Climático.

El vicepresidente ejecutivo responsable del Pacto Verde Europeo (The European Green Deal), Frans Timmermans, ha declarado:

“La crisis provocada por la pandemia de coronavirus ha demostrado lo vulnerables que somos, así como la importancia de restablecer el equilibrio entre la actividad humana y la naturaleza. El cambio climático y la pérdida de biodiversidad constituye un peligro claro y actual para la Humanidad”.

Un pilar fundamental del Pacto Verde Europeo es la Nueva Estrategia de la UE en materia de Biodiversidad para 2030, presentada en Bruselas no por casualidad durante el apogeo de la pandemia debido a la constatación en tiempo real de los efectos que en la salud humana causa el deterioro de los ecosistemas silvestres.

La enfermedad de la COVID-19 ha dado la vuelta a las prioridades y a las emergencias en materia ambiental.

También en cuanto a inversiones se refiere.

Dice la Estrategia de la UE en materia de Biodiversidad para 2030:

“La inversión en la protección y restauración de la naturaleza también será fundamental para la recuperación económica de Europa de la crisis del COVID-19.”

“Recuperar la naturaleza en nuestras vidas” es el título principal que encabeza la Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social europeo y al Comité de las Regiones para la Estrategia de la UE en materia de biodiversidad para 2030 publicado en Bruselas con una fecha para recordar y a tener muy en cuenta en la gestión de la Biodiversidad, los Hábitats y en general el Bien Común que denominamos Patrimonio Natural: el 20 de mayo de 2020, ya que a partir de ese día hay que proceder con mucha mayor cautela si cabe que antes, al considerarse hoy la Biodiversidad como salvaguarda de la salud de la Humanidad.

La responsabilidad es inmensa.

El Decreto 42/2019, de 28 de marzo, por el que se establece la estructura orgánica de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda de la Xunta de Galicia dice que dicha Consellería es el órgano de la Administración de la Comunidad Autónoma al que “le corresponden las competencias y funciones en materia de medio ambiente, ordenación del territorio y urbanismo, conservación del patrimonio natural, paisaje y vivienda, conforme a lo establecido en el Estatuto de autonomía para Galicia en los términos señalados en la Constitución española”.

En la actualidad, la conselleira es usted, doña María Ángeles Vázquez Mejuto, y por lo tanto es también usted la autoridad superior de la Consellería, por lo cual está investida como la máxima autoridad ambiental en Galicia.

Ni un sólo parque eólico (PE) que se proyecte en Galicia, con sus viales, zanjas, zonas de acopios, subestaciones eléctricas y líneas de alta tensión (LAT) puede tramitarse ni aprobarse ni declararse “ambientalmente compatible” sin su firma.

Que los fustes gigantes de los aerogeneradores no le impidan ver el bosque de la Biodiversidad.

Igual que ya escribiera Wenceslao Fernánde Florez en “El bosque animado” de un poste que “siempre estuvo muerto”, los aerogeneradores no tienen vida.

Está en su conocimiento, y en el de su Consellería, así como en el Registro Eólico de Galicia, a fecha de 31 de marzo de 2021, que en la Reserva de Biosfera Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo se proyecta la instalación de 178 aerogeneradores macroeólicos, con diámetro de palas de entre 101 metros y 170 metros, repartidos en 21 parques eólicos, algunos de ellos proyectando sus instalaciones en el interior de las “zonas núcleo” de la Reserva cuya principal función es la conservación, además de en espacios propuestos para la ampliación de la Red Natura 2000.

En la zona de los Montes do Gato se están tramitando 6 parques eólicos: PE Felga, PE Seselle, PE Fontella, PE Feás, PE Gato y PE Penas Boas, a pesar de que en dicha zona de los Montes do Gato se encuentran las “Brañas do Deo” una de las zonas núcleo de la Reserva de Biosfera y, a su vez, uno de los espacios propuestos para la ampliación de la Red Natura 2000 (LIC Brañas do Deo-ES1110021).

En la zona de Ordes-Curtis, se están tramitando tres parques eólicos: PE Legre, PE Gasalla y PE Solpor, muy próximos a los parques eólicos de los Montes do Gato.

Debido a sus características y dimensiones, ambos Macroparques, Montes do Gato y Ordes-Curtis, deberían tramitarse ante el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, y no ante las autoridades autonómicas, para ser informados de manera global, y no fraccionada, por el impacto ambiental crítico que la totalidad de su implantación podría causar sobre la Vivienda, el Territorio, la Población, la Cultura, el Paisaje y la Biodiversidad pudiendo llevar a la degradación de la “Reserva de la Biosfera Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo” aprobada por la UNESCO en la 25ª Reunión del Consejo Internacional de Coordinación del Programa MaB (Hombre y Biosfera) celebrada en París el 28 de mayo de 2013.

Es por ello que Cristina Fernández-Armesto y yo, firmamos una carta escrita en español y traducida al inglés con una breve introducción de cortesía en francés, que se entregó en mano con sello de entrada el 1 de marzo de 2021 en la sede de la UNESCO en Paris, en la 7 Place de Fontenoy, dirigida a la Directora General de la UNESCO, la señora doña Audrey Azoulay, con copia a doña Shamila Nair-Bedouelle, Directora General Adjunta de Ciencias Naturales, don Ernesto Ottone Ramírez, Director General Adjunto de Cultura y el señor don Nicolas Kassianides, Jefe de Gabinete de la Directora General, poniéndoles al corriente de la amenaza que se cierne sobre la Reserva de la Biosfera Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo solicitando la intervención inmediata y los buenos oficios de la UNESCO en este asunto, a fin de prevenir lo que consideramos una violación del Estatuto de Reservas de Biosfera que la propia UNESCO ha reconocido.

Desde la Oficina de la Delegación Permanente de España ante la UNESCO se hace llegar la información recibida a la Secretaría del Comité Español del Programa MaB del Organismo Autónomo de Parques Nacionales, desde donde, con fecha 10 de marzo de 2021, se solicita a la gestora de la Reserva de Biosfera Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo se le remita, en el plazo de 15 días hábiles, información sobre este tema.

“Según el artículo 17 de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos, en la que se aprobó el texto refundido por Real Decreto Legislativo 1/2008, del 11 de enero, la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, como órgano ambiental, debe llevar a cabo un periodo de consultas previas a las administraciones, personas e instituciones afectadas por la realización del proyecto, poniendo a su disposición el documento ambiental del proyecto y así, determinar el sometimiento o no del proyecto a los trámites de evaluación ambiental”.

Entre las entidades informadas directamente por el Órgano ambiental en los procesos de información pública, no ha estado la entidad gestora de la Reserva de Biosfera Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo, aunque la totalidad de los parques se proyecten sobre el territorio de su ámbito.

Las Entidades Locales afectadas, manifiestan, asimismo, que, de las líneas de alta tensión (LAT), como la que parte de la subestación eléctrica que se proyecta sobre el Monte do Gato para atravesar el municipio de Oza-Cesuras hasta Abegondo, tampoco se les ha informado.

Aunque estos proyectos sectoriales sean de incidencia supramunicipal no podemos olvidar las competencias que las Entidades Locales ostentan en materia de medio ambiente para salvaguardar de manera más estricta el bienestar de sus vecinos, al reconocer la Constitución Española su autonomía para la gestión de sus intereses en materia ambiental en los Artículos 137, 141 y 140: “La Constitución garantiza la autonomía de los municipios”.

Y, cuanto menos, es una falta de respeto hacia la dignidad no informar, al representar sus autoridades a las personas que en estos municipios vivimos.

No somos pocas.

Esto no es la España vacía o vaciada, ni siquiera la Galicia despoblada.

Tan sólo en los municipios sobre los que se sitúa el Monte do Gato vivimos, a día de hoy, más de 9.000 personas, y se calcula que la cuenca visual de afectación, sólo para el Parque Eólico Felga, es de unas 70.000 personas al día para cada uno de los días de los próximos treinta años, además de las afectaciones sonoras.

Se estima que para que un parque eólico no cause afectación ninguna a las personas tiene que situarse a 13 kilómetros de un núcleo habitado.

En estos proyectos hay aerogeneradores más altos que la Torre Picasso de Madrid que se sitúan a quinientos metros de las viviendas.

Los parques eólicos de los Montes do Gato, extienden líneas de alta de tensión rodeando lugares y viviendas con casas de piedra de tanto valor etnográfico que resulta impensable que en el siglo XXI pueda proyectarse algo parecido, causando tal perjuicio a la integridad de un lugar.

Hay una palabra gallega perfecta para este despropósito: “desfeita”.

Hace unos días me mostraron unas vecinas el contrato que, puerta a puerta, les llevan estos días para que firmen que aceden a poner, rodeando sus casas y sobre sus pastos y tierras, torres y líneas de alta tensión para el resto de sus vidas.

El contrato tiene sólo dos páginas.

Por una cara.

Y una de ellas es un plano parcial.

No hay ni letra pequeña ni casi letra grande.

Se diría que quien elucubró esos contratos piensa que en el rural no sabemos ni leer ni escribir porque parecen diseñados para ser firmados con una cruz.

Que yo haya visto, no hay ni una descripción de la altura de la torre que se va a instalar en su propiedad, los hilos que llevará, el ruido que hará, las posibles afecciones a la salud…

Al afectar estos contratos al Territorio y a la Vivienda, le ruego que los revise.

Tan sólo en los dos parques eólicos a los que me he personado para presentar alegaciones, ambos sobre la Necrópolis Megalítica del Monte do Gato, he descubierto que en los EIA se obvian elementos protegidos de nuestro Patrimonio Natural y Patrimonio Cultural: dos yacimientos arqueológicos  (PE Felga), asimismo se obvia un Bien de Interés Cultural del siglo VI declarado B.I.C. de manera definitiva por la Xunta de Galicia desde 2013 a instancias del Ministerio de Cultura del Gobierno de España y que figura en las fichas del PXOM de Aranga que es la Torre Teodomiro del reino suevo de Gallaecia que fuera el primer reino europeo (PE Felga y PE Gato), y asimismo se obvia un Camino Real de la Vía romana per loca maritima (PE Felga) y asimismo se obvian dos humedales con Rana temporaria en la actualidad Rana Gallega (Rana parvipalmata) presente como Vulnerable en el Catálogo Gallego de Especies Amenazadas (PE Gato)… me pregunto cómo es posible que hayan podido llegar tan lejos estos Estudios de Impacto Ambiental y por qué tenemos que ser los vecinos los que tengamos que estar alerta para custodiar el Bien Común.

Habrá quien todavía se sorprenda, incluso le haga gracia, que una rana, o cualquier especie minúscula como un arácnido, o un insecto, pueda tener la máxima protección jurídica.

No en la República de Polonia que por no garantizar la protección rigurosa de los coleópteros saproxílicos Bupestris splendens, Cucujus cinnaberinus, Phryganophilus ruficollis y el Pytho kolwensis del lugar de la Red Natura 2000 Puszcza Bialowieska, ha sido condenada en costas por la Sentencia del Tribunal (Gran Sala) del 17 de abril de 2018 tras personarse como parte demandante la Comunidad Europea.

Por informes de su propia Consellería sabemos que hay aerogeneradores y viales proyectados que afectan al espacio protegido Red Natura 2000 “Betanzos-Mandeo” declarado Lugar de Importancia Comunitaria (LIC ES1110007), a espacios propuestos para la ampliación de la Red Natura 2000, a los Hábitats Prioritarios 4020* (Brezales húmedos atlánticos de Erica ciliaris y Erica tetralix), 91E0 * (Bosques aluviales de Alnus glutinosa y Fraxinus excelsior) con FLORA presente en el Catálogo de Especies Amenazadas, V(vulnerable) y E (en peligro de extinción) como Sphagnum pylaesii (V), Narcisus cyclamineus (V), Dryopteris aemula (V), Hymenophyllum tunbrigense (V), Isoetes fluitans (E), Luronium natans (E). En cuanto a la FAUNA, invertebrados como Geomalacus maculosus (V), Margaritifera margaritifera (E); anfibios como Rana iberica (V), Hyla arborea (V), Chioglossa lusitanica (V), Rana temporaria (V); aves Scolopax rusticola (V)1, Circus cyaneus (V), Circus pygargus (V), Vanellus vanellus (E)1, Gallinago gallinago (E)1, Tetrax tetrax (E), Milvus milvus (E); mamíferos Rhinolophus hipposideros (V), Rhinolophus ferrumequinum (V), Myotis myotis (V) y Galemys pyrenaicus (V).

Entre los planes de recuperación se refiere su Consellería a Emberiza shoeniclus lusitanica (en peligro) en su área de distribución potencial, Tetrax tetrax (en peligro) con área de presencia y Rana temporaria (vulnerable).

La tramitación de parques eólicos sobre una ampliación de Red Natura 2000, debe ser suspendida mientras no se apruebe dicha ampliación:

“La Disposición transitoria quinta, relativa a “Suspensión de tramitación de parques eólicos en la ampliación de Red Natura” de la Ley 8/2009, de 22 de diciembre, por la que se regula el aprovechamiento eólico en Galicia y se crean el canon eólico y el Fondo de Compensación Ambiental: 1. El anuncio de exposición pública de la propuesta de ampliación del ámbito de Red Natura 2000 determinará por sí mismo la suspensión del procedimiento de autorización de los parques eólicos que se sitúen, en todo o en parte, en el ámbito territorial objeto de ampliación, hasta la aprobación de propuesta de ampliación por el Consello da Xunta de Galicia.”

Si conoce Aranga, imagino que habrá estado en la plaza del Ayuntamiento, llamada plaza Maestro Mosquera, donde hay un busto que mira al Monte do Gato de don José Mosquera Gómez (1888-1970), maestro nacional de Muniferral que se dedicó “con espíritu ejemplar e infatigable toda su vida a la enseñanza. Amó, educó y dio saber al niño y al hombre. Pedagogo extraordinario y cultísimo. Con varios Premios Nacionales por sus trabajos botánicos.”

Entre esos trabajos está los que realizara sobre las plantas medicinales que, aún a día de hoy, recolectan algunos farmacéuticos por el Monte do Gato para sus remedios.

Si viene a dar un paseo por aquí, le llamarán la atención los narcisos silvestres florecidos como éstos que fotografié hace unos días y que adjunto de regalo para usted por haber leído esta carta hasta el final.

Se trata de la especie endémica protegida Narcissus cyclamineus que, con código 123, pertenece al Anexo II de Taxóns e Poboacións catalogadas como Vulnerables en el “Catálogo Galego de Especies Ameazadas.”

Esto puede ser un Parque, sí, pero un Parque Natural.

El “Parque Natural de la Necrópolis Megalítica de los Montes do Gato”.

Los intereses de otras consellerías están muy claros y la luz de cada día irá cayendo sobre ellos, pero los de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, sólo pueden ser el Medio Ambiente, el Territorio y la Vivienda.

Reciba un saludo muy cordial,

Mónica Fernández-Aceytuno

Premio Nacional de Medio Ambiente a la Conservación de la Naturaleza

Colegiada nº 10.992-X en el Colexio Oficial de Biólogos de Galicia