La sorpresa

Nunca había tenido tantas flores el naranjo. Al menos yo no recuerdo tanto olor a azahar, alrededor de la casa, ni tanta flor entre unas ramas verdes que, sin embargo, siguen teniendo en algunas hojas la misma pátina negra que ya tuviera el tronco cuando lo planté y alguien me dijo: “Córtalo”. En vez de […]