El encierro

Pocas cosas más difíciles, a mi edad, que encerrarse. Cuando eres joven, que yo lo fui, te encerrabas a estudiar y no salías porque decías que tenías exámenes y todo el mundo lo entendía y nadie te insistía en que salieras ni les extrañaba que te acostaras al amanecer, o por el contrario, te levantaras […]