El paseante

“Tienes que leer a Walser”, me dijo Javier Reverte. Estábamos en una cena de noche calurosa sobre un mantel muy blanco. Una pequeña biblioteca al otro lado de la puerta, el jardín entrando, con su olor de tierra recién regada, por la ventana. Ya entre los libros y las revistas, sentados en un sofá, nos […]