Benares

Entras por la calle Zurbano, donde están esos palacios que te quedas mirando por las rejas, con sus adoquines en el suelo y sus jardines franceses en patios que son, dentro de la ciudad, islas de árboles, pájaros y silencio. La puerta del restaurante es tan grande que podría pasar por ella un elefante de […]