El día

Te sientas en el banco de cedro que lleva grabado el nombre de tus hijos a mirar cómo anochece. Te balanceas un poco mientras el cielo parece quieto, con una sola nube con forma de pájaro en vuelo, igual que uno de esos pájaros que pintaba Mingote en sus viñetas, deshaciéndose en el aire mientras […]

Los padres

Mientras escribo se han despertado como niños de la siesta. Será difícil que pueda estar aquí, encerrada por mucho tiempo en mi cuarto, en esta habitación propia de Virginia Woolf mirando la tarde soleada, porque también como niños reclaman mi presencia. Además de la hija de en medio también me siento ahora en medio de […]