El Vadancho

Llegamos al atardecer bajo una nube de canasteras y abejarucos. Los postes de teléfono tenían sobre los cables cernícalos que miraban al suelo, un cernícalo cada dos postes, repartidos como las frases de una conversación. Había en el paisaje una de esas luces en la que todo se ve justo antes de volverse oscuro con […]