El Mirador

Hacía ya tiempo que sospechaba que desde mi casa se tuvo que ver alguna vez el mar. En realidad, está en mitad de un monte, en un mar de prados orlados por sauces blancos que crecen en bosquetes pero que también bordean algunas fincas porque los paisanos suelen delimitarlas con estacas de su madera que, […]