Bibliotecas insólitas

Ya saben lo que ocurre en muchas ciudades del interior peninsular: en agosto, pese al potencial calor, son un oasis para sus habitantes. Es factible improvisar un cine, se aparca sin problemas y la mayoría de las exposiciones son un remanso de paz.

Si quieren comprobar este fenómeno en Madrid, acudan a La Casa Encendida antes del 10 de septiembre —recuerden, los lunes cierra—. Las salas D y E acogen la muestra colectiva Bibliotecas insólitas, comisariada por Gloria Picazo y coproducida por el Arts Santa Mònica de Barcelona.

Libros de artista, reflexiones sobre la idea utópica de la biblioteca como archivo total del saber, dibujos y una sala de reserva con propuestas artísticas de los años sesenta y setenta. Y, disculpen la frivolidad, un agradable aire acondicionado. No se lo pierdan.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario