Belén Esteban: política y gramaticalmente incorrecta

Me niego a buscar la fuente, pero creo recordar que alguien dijo que el caso de Belén Esteban acabaría estudiándose en las universidades. Lo cierto es que es un fenómeno de masas digno de análisis. La literatura que ha generado (autobiografía y documental incluidos) podría desafiar el ego del intelectual medio. El caso es que la Esteban —con ese “la” castizo que precede a los nombres de las grandes divas, al más puro estilo operístico— está pasando una temporada bajo llave, no en una prisión de alta seguridad ni en un frenopático, sino en la casa de Gran Hermano, programa cultural donde los haya. Parece que, en este contexto, sintió la necesidad de sentarse ante el teclado y expresar sus sentimientos por escrito. El post que dedicó a sus compañeros de trabajo hiere la vista; pueden acceder a él en el blog de la… ¿tertuliana? No se corten, pinchen en este enlace. No va a ocurrirles nada malo. El diario ABC, escandalizado, recurrió a un catedrático de Lengua para corregir el texto. Aquí tienen el resultado de la revisión.

carta-corregida-belen-esteban--478x600La falta de mayúsculas y de puntuación deja en el limbo el sentido de algunas frases, pero la sabia mano del profesor emborrona el texto donde es oportuno. Sin embargo, más aún que la corrección nos parecen interesantes sus apreciaciones finales; considera que es injusto criticar a la princesa del pueblo: “Es el nivel de muchísimos españoles, y además la pobre por lo menos preguntaba cómo se escribían algunas palabras”. Y es que muchos periodistas, profesores, escritores y editores (entre otras profesiones en las que quizá resulta menos sangrante) tienden a meter la pata con la ortografía y la gramática casi tanto como la propia Esteban. Tomemos nota.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *