Hansel y Gretel en la Biblioteca Nacional

¿Qué diablos tenían en la cabeza los hermanos Grimm cuando escribieron Hansel y Gretel? En este clásico del sadismo se reúnen desgracias temibles como el abuso, la esclavitud infantil, el hambre, el abandono paterno, el secuestro y el asesinato. Con estos materiales selectos, Jacob (1785-1863) y Wilhelm (1786-1859) se remangaron para dar forma a una historia tradicional que se narraba oralmente, tal vez, desde el Medievo.
El resultado se publicó en una colección de cuentos titulada Kinder- und Hausmärchen (“Cuentos para la infancia y el hogar”) allá por 1812. En su prólogo, Wilhelm Grimm reconocía: “El libro no está escrito para los niños, aunque, si les gusta, tanto mejor”. En 1857 vio la luz una versión modificada, pero sin cambios significativos.

Sobre el cuento hay interpretaciones para todos los gustos. El psicoanálisis o el feminismo se han empleado a fondo para intentar desentrañar el significado de este relato emparentado brutalmente con la realidad y tan verosímil como perturbador. También ha servido al arte de inspiración en muchas ocasiones. Hace muy poco se publicaba en YouTube una adaptación del cuento filmada en 16 mm. por Tim Burton en 1982, que Disney Channel emitió la noche de Halloween de 1983 para caer después en el más absoluto de los olvidos.

La Biblioteca Nacional se acerca ahora al cuento en una exposición por la que merece la pena darse una vuelta para ver la veintena de ediciones –de las más de doscientas– que guarda la institución, datadas entre finales del siglo XIX y el presente. Junto a ellas, dieciséis ilustraciones originales que se corresponden con las últimas publicaciones de Hansel y Gretel cedidas por sus autores.
Es curioso observar los cambios que ha sufrido el relato en dos siglos, cómo se adaptaron los títulos –“Pepito y Margarita”, “Anita y Pepito”, “La casa de chocolate”–, o las modificaciones en el argumento.

Alrededor de la exposición se han organizado actividades para escolares, familias y adultos, aunque los niños son, sin duda, los protagonistas. Los papás tienen que saber que la muestra es más luminosa que el cuento, pero la visión de la ineludible jaula –que nos atormentó a muchos en la infancia– sigue siendo inquietante.

Hansel y Gretel en la biblioteca de chocolate

Comisario: Alberto Urdiales

Hasta el 5 de abril de 2015

Biblioteca Nacional

Pº de Recoletos 20-22
28071 Madrid. Tel.: (34) 91 580 78 00

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *