Retorno a Brideshead, de Evelyn Waugh

Brideshead
Retorno a Brideshead, de Evelyn Waugh. Ed. Tusquets. 1993. ISBN 9788472237438, 352 págs. 8,95 €.
Seguramente ya hayan visto la película y la serie. Yo no, aún. Me resisto a ver personajes que ya había dibujado en mi cabeza. Me pasó con la novela “Tenemos que hablar de Kevin”, cuya versión cinematográfica con Tylda Swinton en el papel de protagonista no quiero ver.
Los católica familia Marchmain que embruja a Charles Ryder y determina, desde una visita azarosa a su casa, el resto de su vida. El protagonista, Ryder, narra sus recuerdos de la mansión Brideshead, cuando, destinado como soldado, ocupan la casa durante la segunda guerra mundial. El catolicismo como rara avis en la Inglaterra anglicana. El autor desconfía de cualquier religión y así dice un personaje en la página 36: (…) “cuidado con los anglocatólicos, todos son sodomitas con acento desagradable”. Es una novela de nostalgia y de destinos al estilo fatum griego, contra el que no puede hacerse nada. De personajes a los que se intenta redimir, pero nada puede hacerse. Es la visión de Inglaterra en los años veinte, es la visión de una familia que confía en la apariencia de la tranquilidad cuando dentro bullen todo tipo de desavenencias, engaños y dolor. En realidad, podría ser Inglaterra en los años veinte o Baviera hace dos meses.
Definámosla como novela de las que quieres seguir leyendo, en las que 350 páginas pasan volando y en las que las últimas páginas se releen a un ritmo un poco más pausado y atento porque se acaba el texto. La traducción de Caroline Phipps, que curiosamente comparte apellido con uno de los sacerdotes católicos de la novela, es muy buena y no desluce la categoría de la historia.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *