Tierra desacostumbrada, de Jhumpa Lahiri

 

Tierra desacostumbrada, de Jhumpa Lahiri. Ed. Salamandra. 2010. ISBN 9788498382716, 348 págs. 20,00 €.

Jhumpa Lahiri tiene ahora 47 años y vive en Roma. Dice que quiere que sus dos hijos experimenten la sensación de ser extranjeros continuamente. Eso les hará no acomodarse, estar atentos al entorno e intentar interrelacionarse con más ahínco con sus vecinos.

Con su primer libro, Intérprete de emociones, ganó el premio Pulitzer. Después vino El buen nombre y en tercer lugar, Tierra desacostumbrada. Este título no parece muy afortunado (tampoco la cubierta de Salamandra, aprovecho) ni en traducción ni en origen, pero no sólo es el título de uno de los primeros capítulos del libro, sino que es la sensación que se te queda en la boca después de leer los relatos. Porque esto es un libro de relatos, con una primera parte de cinco cuentos largos y una segunda en torno a dos personajes, Hema y Kaushik, que narran sus encuentros hasta la madurez.

Lahiri (de origen bengalí) llegó a Estados Unidos con dos años y escribe en inglés. Pero el tema que le ocupa es la adaptación de los hijos de inmigrantes de la India en EE.UU. Estamos hablando de inmigrantes con doctorados en Harvard, MIT o Cornell. Y estamos hablando de hijos que han de emular a sus padres, que han de asistir a comidas interminables y aceptar de buen grado algún que otro matrimonio concertado. El éxito profesional lo proporciona EE.UU., y el personal lo procura la familia vía India.

No soy buena lectora de relatos porque me quedo siempre ávida de más texto y más desarrollo de la historia. He leído las 348 páginas de tirón, en un par de días, desoyendo el típico consejo de pseudo crítico literario de es “un libro que puedes hojear y leer un cuento y dejarlo y volver al cabo de unos días”. No. Lahiri escribe con tanta verdad, con tanto detalle y esmero, tensando bien los datos, que siempre quieres saber de otra historia más. Cierto es que dada la intensidad de los relatos, convendría pararse y pensarlos antes de acometer el siguiente, pero yo no lo hice. Y no importó. El libro es igualmente bueno. Así, Lahiri, de tirón.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *