El regreso de Titmuss, de John Mortimer

El regreso de Titmuss. John Mortimer. Traducción de Magdalena Palmer. Libros del Asteroide. 2014. Tapa blanda. ISBN: 9788415625711. 312 págs.  21,95 €.

Les adelantábamos en enero que Libros del Asteroide nos alegraría el inicio de 2014 con El regreso de Titmuss (1990), la segunda novela de la Trilogía Titmuss, iniciada con Un paraíso inalcanzable. El abogado, dramaturgo y novelista John Mortimer dejó pasar cinco años entre la publicación de la primera y la segunda, y aún tardó otros ocho en culminar la serie.

Por suerte, los lectores en castellano solo hemos tenido que esperar unos meses para retomar la historia del despreciable —sí, permitan que tome partido— Leslie Titmuss, cuya vida sigue cruzándose sin remedio con Fred Simcox y con otros muchos personajes de la primera novela.

Algunas de las frases y pensamientos de Titmuss, ministro de Territorio, Urbanismo y Fomento en el gobierno de la conservadora Margaret Thatcher, nos resultan desalentadoramente familiares; no en vano, la Dama de Hierro fue pionera en la aplicación de ciertas políticas neoliberales. Así, Leslie no deja de arremeter contra los “socialistas ricos que viven en sus granjas restauradas” y contra la gente en general, que pretende que el gobierno lo haga todo por ellos. Su definición de democracia es válida veinticuatro años después de la publicación de El regreso de Titmuss: “entregar el poder a quienquiera que obtenga la mayoría en el Parlamento y luego olvidarse del asunto durante los cuatro años siguientes”, y la forma en la que se refiere al estado de bienestar (“estatuto de gorrones”) recuerda demasiado a las “mamandurrias” de la Juana de Arco liberal.

Alrededor de Leslie Titmuss pivotan, como en Un paraíso inalcanzable, personajes perfectamente esbozados, con quienes el lector recorre encantado unos cuantos años más de la historia de Inglaterra. Las intrigas políticas, los pisotones, los chanchullos y los intentos de especulación urbanística conviven con afectos de lo más diverso: desde la rabia al amor, pasando incluso por una especie de celos póstumos.

La menor extensión de este libro (trescientas “miserables” páginas) acentúa la sensación agridulce que uno padece cuando se acerca el final de una gran novela. Esperamos que Libros del Asteroide no tarde en darnos la siguiente dosis de droga literaria y, ¿por qué no?, se anime a publicar algún otro libro de John Mortimer, este brillante escritor que inexplicablemente había pasado desapercibido en nuestro país.

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *