Librerías, de Jorge Carrión

Librerías, Jorge Carrión. Ed. Anagrama. 2013. ISBN 978-84-339-6355-0, 342 págs. 19,90 €. (Finalista del 41º Premio de Anagrama de Ensayo)

Jorge Carrión (Tarragona, 1976) es cronista, traductor, autor de libros de viajes, profesor y novelista. Así se le presentaba en la tercera página de El País Semanal el pasado ocho de diciembre 2013. Al calor del premio, de la presentación del libro, escribió un artículo introductorio para el periódico sobre librerías y una serie de autores: Antonio Muñoz Molina, Valter Hugo Mãe, Santiago Gamboa escribían sobre sus librerías favoritas sin desvelarnos lugares ocultos. Eran las de siempre, pero no por ello dejan de ser interesantes.

Carrión se la ha pasado viajando durante años, de forma interrumpida y con el objetivo de llegar a un sitio y preguntar al paisanaje por la mejor librería de la ciudad. Así ha desmontado tópicos y ha rememorado la primera librería que visitó con asiduidad, de crío en Mataró. Se llamaba Robafaves.

Antes de tener el libro, acudí a la presentación que hizo en La Librería La Central de Callao, porque no conocía al autor. Fernando Castro Flórez hizo una exposición tan apasionada y sin resuello del libro que como agitador publicitario hizo su función enteramente. Y aunque el libro puede leerse como capítulos independientes, que queda a la vista en el índice del comienzo, una vez que comienzas a leer y a saber de cómo llegó hasta ese lugar, qué compró, qué personajes regentan la librería, cuesta parar. Además, te tira anzuelos, te habla de Zweig, de P.L. Fermor, y vas escribiendo esa lista de librerías al final del libro para el próximo viaje. Entiéndase que no es un libro romántico sobre lugares que se perderán porque en la mayor parte de los casos, los dibuja llenos. Es el fenómeno de las cafebrerías, que han empezado a llamar en México, y que ya sea los libros como atrezzo o como objetivo de compra, el caso es que llega gente a diario.

El autor ha viajado para descubrir, pero sobre todo para reconocer, reconocerse en su propio gusto y apetencia. Por eso los que somos afines al tema, hemos viajado a gusto con él en este libro, que sin pretender ser libro de viajes, lo es un poco. Se ha acompañado de fotografías (pocas y pequeñas) que, oh señores editores, no tienen pie de foto, así que poca información aportan al texto.

 

 

 

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *