Rousselot, con buena letra

Detrás de cada logo que vemos todos los días, o de la fuente que utilizo ahora mismo para escribir este artículo, se acumulan horas de trabajo de algún diseñador dispuesto a hacernos nuestra vida gráfica más cómoda y más bonita.

De esto sabe mucho Ricardo Rousselot (El Chaco, 1936). Prácticamente autodidacta, se ha dedicado a soñar y a pintar letras desde hace casi cuarenta años (unas 150), que ha comercializado bajo su propia marca Edy Type. Una de ellas, Despeinada, fue la más vendida en 2010.

Su currículum, que se expande desde su estudio barcelonés, apabulla: Casa Tarradellas, Farias, Nike, Fortuna, Krispies o La Casera forman parte de su cartera de clientes. Junto a su familia ha conseguido crear una de las empresas más prestigiosas y creativas en el campo de la imagen corporativa y del packaging.

Empeñado en digitalizar la escritura gestual y espontánea, la de toda la vida, parece que su amor por el oficio, su modo de adaptarse a los nuevos tiempos y su contacto desprejuiciado con la tecnología han tenido mucho que ver con su éxito.

Hace un par de meses, en el Muvim valenciano se pudo ver una retrospectiva de su obra, al tiempo que el propio Rousselot impartía un taller. Ojalá esta exposición ruede por otras plazas y seamos muchos los que  disfrutemos de su arte.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *