El chico de la última fila

Si son ustedes teatreros, no deberían perderse este montaje de El chico de la última fila, de Juan Mayorga. La compañía responsable, La Fila de al Lado, nació al calor del centro social autogestionado La Tabacalera, en Madrid. Sus integrantes tuvieron claro desde el principio que querían empezar su andadura con este texto, montado ya en más de una decena de ocasiones. El salto de la obra a la gran pantalla —En la casa (2012), dirigida por François Ozon y ganadora de la Concha de Oro del Festival de Cine de San Sebastián— no los amilanó, y es que no les faltan razones para estar convencidos de su trabajo, avalado por el propio Mayorga.

Tal vez conozcan el texto o hayan visto la película. Como ocurre con las buenas novelas, cualquier relectura aporta matices y descubre nuevos significados. En este caso, además, cuentan con el acicate de una puesta en escena original y perfectamente ensamblada, y con un notable trabajo actoral. Como también ocurre con las buenas novelas, el texto de Mayorga aborda los grandes temas: las relaciones familiares, la relación maestro-alumno, las necesidades emocionales, la literatura, sus claves y su función…

Esperamos que La Fila de al Lado pueda llevar su montaje de una punta a otra de la península. Entre tanto, los habitantes de Madrid y alrededores deberían aprovechar la oportunidad y asistir a una de las cinco últimas funciones que tendrán lugar en el Teatro Galileo. Como la compañía proclama en su web, ¡larga vida al teatro!

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario