Creadores automáticos: literatura de rompe y rasga

Por hipertextualidades de la vida, gracias al programa Hoy empieza todo, de Radio 3, conocí hace poco el blog Microsiervos, en concreto su desopilante sección WTF. No me hizo falta trastear mucho para llegar a su anotación —se resisten a utilizar el término “post”— sobre un generador automático de postes (permítanme el plural) ideado para blogueros vagos o excesivamente ocupados.

Mi post exculpatorio, en traducción libre, empezaría tal que así: “Que me aspen: me acabo de dar cuenta de que no actualizo el blog como mínimo desde la infancia de Shakespeare… No vayan ustedes a creer que me habían cortado las manos y estaba a la espera de unas extremidades biónicas. Lo lamento. Estoy totalmente exhausta por culpa de mi bronceado y por mi empeño de aprender a hablar japonés…”. El final, por si alguno de nuestros lectores siente curiosidad, me llevaría a prometer por los huesos de mis ancestros que actualizaría el blog más a menudo.

El caso es que este mecanismo me trae a la memoria otro creador automático con el que no pude evitar entretenerme hace años: “Crea tu propia novela de Dan Brown”. Con un nombre, un apellido y un lugar (preferiblemente, sin tildes ni virgulillas de ninguna clase), el artefacto genera la sinopsis de un best seller en estado puro. He aquí mi aportación a la historia de la literatura: Gorros y prisiones (de Dan Brown, por supuesto), protagonizada por Godofredo Turron. No me den las gracias.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *