En el piso de abajo, de Margaret Powell

En el piso de abajo: Memorias de una cocinera inglesa de los años 20. Margaret Powell. Traducción de Elena Bernardo Gil. Alba. 2013. Tapa blanda. ISBN: 9788484288381. 216 págs. 19,50 €.

“Por más que los criados se pelearan, siempre formaban un frente unido ante ellos, los de arriba. Siempre los llamábamos ‘ellos’. ‘Ellos’ eran el enemigo. ‘Ellos’ nos hacían trabajar en exceso. ‘Ellos’ nos pagaban demasiado poco, y para ‘ellos’ los criados éramos una raza aparte, un mal necesario.”

Margaret Powell, de soltera Margaret Langley, tardó muchos años en plasmar este pensamiento por escrito. Nacida en 1907, fue la segunda de siete hermanos. Su infancia, como la de cualquier niño pobre, estuvo marcada por la escasez, el trabajo, la diversión y un cierto desdén por los niños ricos, que crecían “con la idea arraigada de que eran una clase de personas distinta”. Con trece años obtuvo una beca para seguir estudiando, pero su familia no podía permitirse el lujo de mantenerla por más tiempo y Margaret aparcó su deseo de ser maestra.

En el piso de abajo vio la luz en 1968, tres años después de que Powell —ya casada, retirada del servicio doméstico y madre de tres hijos— terminase la enseñanza secundaria. Quizá el subtítulo elegido por Alba (Memorias de una cocinera inglesa de los años veinte) dé una idea ligeramente equivocada. El eje del relato no es tanto la cocina como las relaciones que se establecen entre los de arriba y los de abajo. Fue la aversión de Margaret a coser lo que le hizo entrar a servir en el puesto más bajo del escalafón: el de pinche de cocina, que, entre otras labores indeseables, incluía tareas como frotar las escaleras de la mansión de turno, abrillantar los dorados de la puerta, limpiar los zapatos e incluso planchar los cordones.

Con el tiempo, Margaret fue capaz de hacer balance de lo obtenido en sus años en el servicio doméstico: conocimientos para preparar una sofisticada cena de siete platos y un enorme complejo de inferioridad. Resulta curioso que su capacidad de observación y su lucidez le hicieran ver la injusticia de la diferencia de clases, pero no llevó el análisis más allá. Y a partir de un momento del relato, cuando ya había dado el salto de pinche a cocinera, se centra en sus tribulaciones en la búsqueda de un marido que la sacase del servicio.

Los creadores de Arriba y abajo y Downton Abbey mencionan En el piso de abajo como una de sus indiscutibles referencias. Sin embargo, más de un seguidor acérrimo de estas series televisivas podría sentirse decepcionado. Los que simplemente busquen sumergirse durante un rato en las memorias de un miembro especialmente lúcido de la clase trabajadora inglesa del siglo XX no deberían dudarlo. Y si después de leer el libro se preguntan qué fue de Margaret tras su publicación, que sepan que se convirtió en toda una celebridad…

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *