En la carretera con Patti Smith

El perro más fiel de la literatura, según la cantante y compositora Patti Smith, es Banga, el can que aparece en El maestro y Margarita. Banga es también el título de su último trabajo, en honor, precisamente, al animalito que retrató Bulgákov en una de sus novelas más famosas. Por eso la Smith define así su disco: “Un canto a la lealtad, a mi gente, a mi público y a los músicos que llevan conmigo 40 años”.

Patti viaja con frecuencia a España, y lo mismo la hemos podido ver con la baronesa y comercianta de arte, viuda de Thyssen, que participando en un recital para declarar su amor por Roberto Bolaño, o presentando en Artium obra propia. Con motivo de la exposición Written Portrait, por cierto, se editó un volumen con algunos de sus poemas, seleccionados por Benjamín Prado, aunque ya conocíamos sus textos (traducidos en los 70 por Escohotado) gracias a Anagrama.

Ahora regresa a nuestro país con una tanda de conciertos para presentar Banga y para visitar museos. “Vuelvo siempre para ver el Guernica”, asegura esta mujer huesuda de la que se repiten desde hace décadas los mismos adjetivos: poeta, maga, mística, reina punk…

Tricia, como la llamaba su marido, Fred “Sonic” Smith (1949-1994), el exguitarrista de la rompedora MC5, no era más que un mito del pasado (musicalmente hablando) hasta que sus amigos le animaron a volver a los escenarios para superar el rosario de desgracias que padeció en poco tiempo: la muerte de Sonic, la de su hermano y la de su amigo, el fotógrafo Mapplethorpe, al que dedicó Éramos unos niños (Lumen) y con el que ganó en 2010 el imponente National Book Award.

En estos días, una de nuestras editoriales preferidas, Sexto Piso, ha lanzado Dos veces intro: En la carretera con Patti Smith, publicado en EE. UU. en 1998. Un álbum con fotografías de Michael Stipe, el cantante de R.E.M, acompañadas de textos firmados por él, la propia cantante, Allen Ginsberg, William Burroughs, y otros. En él podemos ver casi al natural a la Smith y su troupe en la gira que hizo con Bob Dylan y la devolvió a la vida.

Para tener su retrato de cuerpo entero (solo hasta finales de los 80, eso sí) pueden leer la biografía no autorizada de Victor Brockis (Mondadori) o Patti Smith, de Nick Johnstone (Cátedra). Y para comprobar que sigue en forma, escuchen esta canción dedicada a Amy Winehouse.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *