Los ojos del hermano eterno, de Stefan Zweig

Los ojos del hermano eterno, de Stefan Zweig. Editorial Acantilado, 2011 (7ª reimpresión). ISBN: 9788495359834, 70 páginas, 10 euros.

Tras leer el texto de Zweig, he pensado en el libro de poemas de José Hierro “Cuaderno de Nueva York” del año 2002. Una de los poemas finales del libro comienza así:

Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada. (…)

                                                                     

Esta novela corta, situada en la India, narra la historia de Virata, hombre noble y servidor incondicional del rey. La experiencia de la muerte cercana trastoca el sentido de todas sus acciones y abandona todo afán de fama o reconocimiento. Todo lo muda por un nuevo objetivo: la administración de justicia. Será en vano. Será parcial. Toda no acción es acción, como se cita al comienzo del libro, tomado de Bhagavadgita. Virata buscará implicación y luego aislamiento en la Naturaleza, casi en remedo directo de un San Francisco en comunión absoluta con plantas y animales (siempre en busca de la perfección en sus acciones). Será de nuevo en vano. Al menos lo comprendió a tiempo.

Otro delicioso texto de Zweig, aunque no tanto como los de fondo austríaco, he de decir.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *