El sector del libro en cifras (2011)

Entre recortes, reformas y presupuestos ajustados, nos preguntamos de dónde saca el Observatorio de la Lectura y el Libro para seguir haciendo los informes a los que nos tiene acostumbrados. De momento, aún podemos localizarlo en la dirección web del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (que ha adoptado la url del desaparecido Ministerio de Cultura —ya saben, www.mcu.es—). En su estudio El sector del libro en España 2010-2012, el Observatorio revela unos cuantos datos de interés. Por ejemplo, que los 117.000 títulos nuevos publicados en 2011 —27.599 de ellos debidos a editoriales pequeñas— convierten a España en la cuarta potencia editorial del mundo; esta impresionante cifra, por supuesto, acorta el ciclo de vida de los libros, que se ven arrollados por las incesantes novedades. Cosa de otro cantar sería hablar del puesto que nos corresponde en el ranking mundial de lectores (los que deseen saber más de los hábitos de lectura y compra de libros en España sírvanse pinchar aquí).

Más datos curiosos: el Observatorio detecta un descenso progresivo del número de traducciones con respecto al total de la oferta libresca (en 2001, las traducciones suponían el 25,4 % de la oferta total; en 2011, el 21,1). No hace falta trabajar en el sector para comprender que las traducciones encarecen la producción: más vale un exitazo patrio que uno foráneo. En lo que respecta al soporte, el año pasado la edición digital experimentó un incremento del 43 %, aunque la cuota de facturación sigue siendo residual (el 2,6 % de los ingresos totales del sector). Por otra parte, solo el 1,9 % de los títulos publicados en 2011 (queda excluido el formato de bolsillo) tuvo una tirada superior a los 5.000 ejemplares (la tirada media se situó en los 1.345).

Y entre números y más números, una conclusión desalentadora: la cifra de negocio descendió un 4,1 %, acumulando un año más de pérdidas desde 2008, annus horribilis para la economía capitalista en general. Parece que el mayor descenso de ventas dentro de los libros de creación literaria se lo han llevado las novelas de humor y las eróticas. Malos tiempos para la risa, tal vez. Habrá que esperar al siguiente informe del Observatorio para comprobar si también son malos tiempos para el “amor”, y es que los datos que han manejado son previos a la era Grey. Quién lo habría dicho.

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *